Daniel 2

daniel2_2.jpg

Cuando hablamos de profecía, bíblicamente  no solo nos referimos al hecho de develar el futuro sino que de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová,  el Señor,   sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.” Un ejemplo de esto lo encontramos en la historia de Jonás y Nínive donde Dios revela lo que ha acontecer a esta nación si no se arrepiente y para ello envía su profeta a dar el mensaje (Libro de Jonás, capítulos 1-4).

Tan importante es el don profético que Apocalipsis nos dice que el pueblo de la última etapa de la historia de este planeta  y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”….Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!" El testimonio de Jesús  es el espíritu de la profecía.”
Vamos a sumergirnos en un largo tiempo profético, el cual miraremos en detalle: 2300 años, arrancando desde la deportación de los Judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta finales del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios. Sin más preámbulos empecemos y que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en este estudio:
Daniel: Israelita de linaje real llevado a Babilonia en la primera deportación que sufriera el pueblo a manos de Nabucodonosor, rey de los Babilonios. Muy amado por Dios por su fidelidad e integridad, se convirtió en la persona más importante después del rey durante el predominio de babilonio y Medo-Persa. Daniel es nombrado en el capítulo 1 del mismo libro, junto con sus amigos Ananías, Misael y Azarías.
El capítulo 2 de Daniel nos muestra una gran historia: Nabucodonosor tiene un sueño que lo turba en gran manera pero lo olvida y llama a sus adivinos para que le digan que fue lo que soñó (versículos 1-13)…ante de la imposibilidad de estos para cumplir la demanda, el rey ordena la muerte de todos los astrólogos y los sabios (incluidos Daniel y sus amigos).  Luego por medio de la oración y el ayuno, Daniel recibe la revelación de Dios no solo del sueño sino de si significado de consecuencias asombrosas porque arranca su validez en ese momento y se extiende hasta el regreso de Jesús por segunda vez a este mundo (versículos 14-25)
El sueño (versículos 26-45)
El rey vio una estatua majestuosa, enorme y muy brillante y de aspecto terrible. La estatua se compone  de diversos metales y barro, arrancando con el oro en la cabeza, es decir, con el metal más preciado, hasta terminar con una mezcla de hierro y barro en los pies. Según la revelación de Dios, cada metal representa un reino que prosigue al existente (versículos 36 al 43) de la siguiente manera:
ORO= Babilonia. Versículo 38: “Tu eres esa cabeza de oro”. El imperio Babilonio predominó desde los años 605 AC hasta el 539 AC. Casi 70 años después de haberse revelado esta profecía, los Medos y Persas conquistaron el imperio babilonio (Daniel 5: 26-28).
PLATA: Medo-Persia. Versículo 39: “Después de ti se levantará otro reino…” 539 AC – 331 AC. Esto se ratifica en  el capítulo 8 de Daniel (vs 20) donde se anuncia que cuál es el reino que ha de venir.
BRONCE: Grecia. Versículo 39: “…y un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.” 331 AC – 168AC. Confrontar con Daniel 8:21
HIERRO: Roma. Versículo 40. 168 AC -476 DC
HIERRO y BARRO: Roma dividida en 10 reinos. Hasta 476 DC y extensiónhasta la segunda venida de Cristo.
La Roca: Reino Eterno de Cristo. Versículos 44y 45.
Hasta aquí Daniel 2 a grandes pasos. En nuevos artículos iremos ampliando estos detalles, armando una cadena profética que involucra Daniel 2, 7, 8, 9, 11, 12 y Apocalipsis 12, 13, 14, 17, 18, 20 y 21

Cuando hablamos de profecía, bíblicamente  no solo nos referimos al hecho de develar el futuro sino que de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová,  el Señor,   sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.” Un ejemplo de esto lo encontramos en la historia de Jonás y Nínive donde Dios revela lo que ha acontecer a esta nación si no se arrepiente y para ello envía su profeta a dar el mensaje (Libro de Jonás, capítulos 1-4).

Tan importante es el don profético que Apocalipsis nos dice que el pueblo de la última etapa de la historia de este planeta  y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”….Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!" El testimonio de Jesús  es el espíritu de la profecía.”

Vamos a sumergirnos en un largo tiempo profético, el cual miraremos en detalle: 2300 años, arrancando desde la deportación de los Judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta finales del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios. Sin más preámbulos empecemos y que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en este estudio:

Daniel: Israelita de linaje real llevado a Babilonia en la primera deportación que sufriera el pueblo a manos de Nabucodonosor, rey de los Babilonios. Muy amado por Dios por su fidelidad e integridad, se convirtió en la persona más importante después del rey durante el predominio de babilonio y Medo-Persa. Daniel es nombrado en el capítulo 1 del mismo libro, junto con sus amigos Ananías, Misael y Azarías.

El capítulo 2 de Daniel nos muestra una gran historia: Nabucodonosor tiene un sueño que lo turba en gran manera pero lo olvida y llama a sus adivinos para que le digan que fue lo que soñó (versículos 1-13)…ante de la imposibilidad de estos para cumplir la demanda, el rey ordena la muerte de todos los astrólogos y los sabios (incluidos Daniel y sus amigos).  Luego por medio de la oración y el ayuno, Daniel recibe la revelación de Dios no solo del sueño sino de si significado de consecuencias asombrosas porque arranca su validez en ese momento y se extiende hasta el regreso de Jesús por segunda vez a este mundo (versículos 14-25)

El sueño (versículos 26-45 )

El rey vio una estatua majestuosa, enorme y muy brillante y de aspecto terrible. La estatua se compone  de diversos metales y barro, arrancando con el oro en la cabeza, es decir, con el metal más preciado, hasta terminar con una mezcla de hierro y barro en los pies. Según la revelación de Dios, cada metal representa un reino que prosigue al existente (versículos 36-45) de la siguiente manera:

ORO= Babilonia. Versículo 38: “Tu eres esa cabeza de oro”. El imperio Babilonio predominó desde los años 605 AC hasta el 539 AC. Casi 70 años después de haberse revelado esta profecía, los Medos y Persas conquistaron el imperio babilonio (Daniel 5: 26-28).

PLATA: Medo-Persia. Versículo 39: “Después de ti se levantará otro reino…” 539 AC – 331 AC. Esto se ratifica en  el capítulo 8 de Daniel (vs 20) donde se anuncia que cuál es el reino que ha de venir.

BRONCE: Grecia. Versículo 39: “…y un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.” 331 AC – 168AC. Confrontar con Daniel 8:21

HIERRO: Roma. Versículo 40. 168 AC -476 DC

HIERRO y BARRO: Roma dividida en 10 reinos. Hasta 476 DC y extensiónhasta la segunda venida de Cristo.

La Roca: Reino Eterno de Cristo. Versículos 44y 45.

Hasta aquí Daniel 2 a grandes pasos. En nuevos artículos iremos ampliando estos detalles, armando una cadena profética que involucra Daniel 2, 7, 8, 9, 11, 12 y Apocalipsis 12, 13, 14, 17, 18, 20 y 21.

 

 

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

Artículos de interés

  • Creencias

    Los Adventistas del Séptimo Día aceptamos la Biblia como el único credo y sostenemos ciertas creencias fundamentales com...