Daniel 2

Daniel 2

Cuando hablamos de profecía, bíblicamente  no solo nos referimos al hecho de develar el futuro sino que de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová,  el Señor,   sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.” Un ejemplo de esto lo encontramos en la historia de Jonás y Nínive donde Dios revela lo que ha acontecer a esta nación si no se arrepiente y para ello envía su profeta a dar el mensaje (Libro de Jonás, capítulos 1-4).

Tan importante es el don profético que Apocalipsis nos dice que el pueblo de la última etapa de la historia de este planeta  y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”….Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!" El testimonio de Jesús  es el espíritu de la profecía.”
Vamos a sumergirnos en un largo tiempo profético, el cual miraremos en detalle: 2300 años, arrancando desde la deportación de los Judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta finales del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios. Sin más preámbulos empecemos y que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en este estudio:
Daniel: Israelita de linaje real llevado a Babilonia en la primera deportación que sufriera el pueblo a manos de Nabucodonosor, rey de los Babilonios. Muy amado por Dios por su fidelidad e integridad, se convirtió en la persona más importante después del rey durante el predominio de babilonio y Medo-Persa. Daniel es nombrado en el capítulo 1 del mismo libro, junto con sus amigos Ananías, Misael y Azarías.
El capítulo 2 de Daniel nos muestra una gran historia: Nabucodonosor tiene un sueño que lo turba en gran manera pero lo olvida y llama a sus adivinos para que le digan que fue lo que soñó (versículos 1-13)…ante de la imposibilidad de estos para cumplir la demanda, el rey ordena la muerte de todos los astrólogos y los sabios (incluidos Daniel y sus amigos).  Luego por medio de la oración y el ayuno, Daniel recibe la revelación de Dios no solo del sueño sino de si significado de consecuencias asombrosas porque arranca su validez en ese momento y se extiende hasta el regreso de Jesús por segunda vez a este mundo (versículos 14-25)
El sueño (versículos 26-45)
El rey vio una estatua majestuosa, enorme y muy brillante y de aspecto terrible. La estatua se compone  de diversos metales y barro, arrancando con el oro en la cabeza, es decir, con el metal más preciado, hasta terminar con una mezcla de hierro y barro en los pies. Según la revelación de Dios, cada metal representa un reino que prosigue al existente (versículos 36 al 43) de la siguiente manera:
ORO= Babilonia. Versículo 38: “Tu eres esa cabeza de oro”. El imperio Babilonio predominó desde los años 605 AC hasta el 539 AC. Casi 70 años después de haberse revelado esta profecía, los Medos y Persas conquistaron el imperio babilonio (Daniel 5: 26-28).
PLATA: Medo-Persia. Versículo 39: “Después de ti se levantará otro reino…” 539 AC – 331 AC. Esto se ratifica en  el capítulo 8 de Daniel (vs 20) donde se anuncia que cuál es el reino que ha de venir.
BRONCE: Grecia. Versículo 39: “…y un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.” 331 AC – 168AC. Confrontar con Daniel 8:21
HIERRO: Roma. Versículo 40. 168 AC -476 DC
HIERRO y BARRO: Roma dividida en 10 reinos. Hasta 476 DC y extensiónhasta la segunda venida de Cristo.
La Roca: Reino Eterno de Cristo. Versículos 44y 45.
Hasta aquí Daniel 2 a grandes pasos. En nuevos artículos iremos ampliando estos detalles, armando una cadena profética que involucra Daniel 2, 7, 8, 9, 11, 12 y Apocalipsis 12, 13, 14, 17, 18, 20 y 21

Cuando hablamos de profecía, bíblicamente  no solo nos referimos al hecho de develar el futuro sino que de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová,  el Señor,   sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.” Un ejemplo de esto lo encontramos en la historia de Jonás y Nínive donde Dios revela lo que ha acontecer a esta nación si no se arrepiente y para ello envía su profeta a dar el mensaje (Libro de Jonás, capítulos 1-4).

Tan importante es el don profético que Apocalipsis nos dice que el pueblo de la última etapa de la historia de este planeta  y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”….Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!" El testimonio de Jesús  es el espíritu de la profecía.”

Vamos a sumergirnos en un largo tiempo profético, el cual miraremos en detalle: 2300 años, arrancando desde la deportación de los Judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta finales del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios. Sin más preámbulos empecemos y que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en este estudio:

Daniel: Israelita de linaje real llevado a Babilonia en la primera deportación que sufriera el pueblo a manos de Nabucodonosor, rey de los Babilonios. Muy amado por Dios por su fidelidad e integridad, se convirtió en la persona más importante después del rey durante el predominio de babilonio y Medo-Persa. Daniel es nombrado en el capítulo 1 del mismo libro, junto con sus amigos Ananías, Misael y Azarías.

El capítulo 2 de Daniel nos muestra una gran historia: Nabucodonosor tiene un sueño que lo turba en gran manera pero lo olvida y llama a sus adivinos para que le digan que fue lo que soñó ([:ttip="Daniel 2: 1-13 "En el segundo año del reinado de Nabucodonosor,  tuvo Nabucodonosor sueños,  y se turbó su espíritu y se le fue el sueño. Hizo llamar el rey a magos,  astrólogos,  encantadores y caldeos,  para que le explicaran sus sueños.  Vinieron,  pues,  y se presentaron delante del rey. El rey  les dijo:  He tenido un sueño,  y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño. Entonces hablaron los caldeos al rey en lengua aramea:¡Rey,  para siempre vive!  Cuenta el sueño a tus siervos,  y te daremos la interpretación. Respondió el rey y dijo a los caldeos:  El asunto lo olvidé;  pero si no me decís el sueño y su interpretación,  seréis hechos pedazos y vuestras casas serán convertidas en estercoleros. Pero si me decís el sueño y su interpretación,  de mí recibiréis dones,  favores y gran honra.  Decidme,  pues,  el sueño y su interpretación. Respondieron por segunda vez,  y dijeron:  Cuente el rey el sueño a sus siervos,  y le daremos la interpretación. El rey respondió y dijo: Yo conozco ciertamente que vosotros ponéis dilaciones,  porque veis que el asunto se me ha ido.  Si no me contáis el sueño,  una sola sentencia hay para vosotros.  Ciertamente preparáis una respuesta mentirosa y perversa que decir delante de mí,  entre tanto que pasa el tiempo.  Contadme,  pues,  el sueño,  para que yo sepa que me podéis dar su interpretación.  Los caldeos respondieron delante del rey y dijeron:  No hay hombre sobre la tierra que pueda declarar el asunto del rey.  Además,  ningún rey,  príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo. Porque el asunto que el rey demanda es difícil,  y no hay quien lo pueda declarar al rey,  salvo los dioses cuya morada no está entre los hombres. Por esto el rey,  con ira y con gran enojo,  mandó que mataran a todos los sabios de Babilonia. Se publicó,  pues,  el edicto de que los sabios fueran llevados a la muerte;  y buscaron también a Daniel y a sus compañeros para matarlos". " id="1"]versículos 1-13 [:/ttip])…ante de la imposibilidad de estos para cumplir la demanda, el rey ordena la muerte de todos los astrólogos y los sabios (incluidos Daniel y sus amigos).  Luego por medio de la oración y el ayuno, Daniel recibe la revelación de Dios no solo del sueño sino de si significado de consecuencias asombrosas porque arranca su validez en ese momento y se extiende hasta el regreso de Jesús por segunda vez a este mundo (versículos 14-25)

El sueño ([:ttip="Daniel 2: 26-45 "Respondió el rey y dijo a Daniel,  al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi,  y su interpretación? Daniel respondió al rey diciendo: El misterio que el rey demanda,  ni sabios ni astrólogos,  ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. Pero hay un Dios en los cielos que revela los misterios,  y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los últimos días.  Estos son tu sueño y las visiones que has tenido en tu cama: Estando tú,  rey,  en tu cama,  te vinieron pensamientos por saber lo que había de suceder en lo por venir;  y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. Y a mí me ha sido revelado este misterio,  no porque en mí haya más sabiduría que en los demás vivientes,  sino para que se dé a conocer al rey la interpretación y para que entiendas los pensamientos de tu corazón. Tú,  rey,  veías en tu sueño una gran imagen.  Esta imagen era muy grande y su gloria,  muy sublime.  Estaba en pie delante de ti y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino;  su pecho y sus brazos,  de plata;  su vientre y sus muslos,  de bronce;  sus piernas,  de hierro;  sus pies,  en parte de hierro y en parte de barro cocido.  Estabas mirando,  hasta que una piedra se desprendió sin que la cortara mano alguna,  e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido,  y los desmenuzó.  Entonces fueron desmenuzados también el hierro,  el barro cocido,  el bronce,  la plata y el oro,  y fueron como tamo de las eras del verano,  y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno.  Pero la piedra que hirió a la imagen se hizo un gran monte que llenó toda la tierra. Este es el sueño.  También la interpretación de él  diremos en presencia del rey.  Tú,  rey,  eres rey de reyes;  porque el Dios del cielo te ha dado reino,  poder,  fuerza y majestad.  Dondequiera que habitan hijos de hombres,  bestias del campo y aves del cielo,  él los ha entregado en tus manos,  y te ha dado el dominio sobre todo.  Tú eres aquella cabeza de oro.  Después de ti se levantará otro reino,  inferior al tuyo;  y luego un tercer reino de bronce,  el cual dominará sobre toda la tierra. Y el cuarto reino será fuerte como el hierro;  y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas,  así él lo desmenuzará y lo quebrantará todo.  "Lo que viste de los pies y los dedos,  en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro,  será un reino dividido;  pero habrá en él algo de la fuerza del hierro,  así como viste el hierro mezclado con barro cocido.  Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido,  este reino será en parte fuerte y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro,  así se mezclarán por medio de alianzas humanas;  pero no se unirán el uno con el otro,  como el hierro no se mezcla con el barro.  En los días de estos reyes,  el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido,  ni será el reino dejado a otro pueblo;  desmenuzará y consumirá a todos estos reinos,  pero él permanecerá para siempre,  de la manera que viste que del monte se desprendió una piedra sin que la cortara mano alguna,  la cual desmenuzó el hierro,  el bronce,  el barro,  la plata y el oro.  El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir;  y el sueño es verdadero,  y fiel su interpretación". " id="2"]versículos 26-45[:/ttip])

El rey vio una estatua majestuosa, enorme y muy brillante y de aspecto terrible. La estatua se compone  de diversos metales y barro, arrancando con el oro en la cabeza, es decir, con el metal más preciado, hasta terminar con una mezcla de hierro y barro en los pies. Según la revelación de Dios, cada metal representa un reino que prosigue al existente ([:ttip="Daniel 2: 36-45 "También la interpretación de él  diremos en presencia del rey.  Tú,  rey,  eres rey de reyes;  porque el Dios del cielo te ha dado reino,  poder,  fuerza y majestad.  Dondequiera que habitan hijos de hombres,  bestias del campo y aves del cielo,  él los ha entregado en tus manos,  y te ha dado el dominio sobre todo.  Tú eres aquella cabeza de oro.  Después de ti se levantará otro reino,  inferior al tuyo;  y luego un tercer reino de bronce,  el cual dominará sobre toda la tierra. Y el cuarto reino será fuerte como el hierro;  y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas,  así él lo desmenuzará y lo quebrantará todo.  "Lo que viste de los pies y los dedos,  en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro,  será un reino dividido;  pero habrá en él algo de la fuerza del hierro,  así como viste el hierro mezclado con barro cocido.  Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido,  este reino será en parte fuerte y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro,  así se mezclarán por medio de alianzas humanas;  pero no se unirán el uno con el otro,  como el hierro no se mezcla con el barro.  En los días de estos reyes,  el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido,  ni será el reino dejado a otro pueblo;  desmenuzará y consumirá a todos estos reinos,  pero él permanecerá para siempre,  de la manera que viste que del monte se desprendió una piedra sin que la cortara mano alguna,  la cual desmenuzó el hierro,  el bronce,  el barro,  la plata y el oro.  El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir;  y el sueño es verdadero,  y fiel su interpretación". " id="3"]versículos 36 al 45[:/ttip]) de la siguiente manera:

ORO= Babilonia. Versículo 38: “Tu eres esa cabeza de oro”. El imperio Babilonio predominó desde los años 605 AC hasta el 539 AC. Casi 70 años después de haberse revelado esta profecía, los Medos y Persas conquistaron el imperio babilonio (Daniel 5: 26-28).

PLATA: Medo-Persia. Versículo 39: “Después de ti se levantará otro reino…” 539 AC – 331 AC. Esto se ratifica en  el capítulo 8 de Daniel (vs 20) donde se anuncia que cuál es el reino que ha de venir.

BRONCE: Grecia. Versículo 39: “…y un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.” 331 AC – 168AC. Confrontar con Daniel 8:21

HIERRO: Roma. Versículo 40. 168 AC -476 DC

HIERRO y BARRO: Roma dividida en 10 reinos. Hasta 476 DC y extensiónhasta la segunda venida de Cristo.

La Roca: Reino Eterno de Cristo. Versículos 44y 45.

Hasta aquí Daniel 2 a grandes pasos. En nuevos artículos iremos ampliando estos detalles, armando una cadena profética que involucra Daniel 2, 7, 8, 9, 11, 12 y Apocalipsis 12, 13, 14, 17, 18, 20 y 21.

[EPSB]

Daniel 5 La Caída de Babilonia

[/EPSB]

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.