Daniel 5

daniel5.jpg

Continuando con la línea profética de Daniel 2 y antes de pasar a estudiar Daniel el capítulo 7, es necesario hacer un alto en el capítulo 5 porque allí encontramos detalles que nos ayudan a validar los detalles revelados proféticamente por Dios desde el comienzo de este libro.

Repasemos brevemente el concepto de profecía:

- Bíblicamente es develar el futuro y dar un mensaje de llamado al arrepentimiento de parte de Dios: Amós 3:7

-Profeta no es solo el que revela los designios de Dios sino aquel que lleva el mensaje de amonestación.

-El fundamento de la profecía es que quien recibe el mensaje se convierta de sus malos caminos y que se prepare para el momento de la realización de lo predicho.

-El pueblo de la última etapa de la historia de este planeta y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 y Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!" El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.”

-Hay que aprender a distinguir al profeta falso del verdadero. 2 Pedro 2:1 “Hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructoras y hasta negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina”. Un consejo bíblico interesante para determinar si el profeta es falso o no, lo encontramos en Isaías 8:20 “¡A la ley y al testimonio! Si no dicen conforme a esto, es porque no les ha amanecido”.

Empecemos con Daniel 5

Daniel 5

Con el libro de Daniel debemos entender que capítulo sobre capítulo no se habla de una secuencia cronológica sucesiva, es decir, el que capítulo que sigue no necesariamente en tiempo sucedió después de lo que se está narrando. Un ejemplo: El capítulo 5 habla de la caída definitiva del reino de Babilonia y el 6 habla del poder de Darío rey de los Medos quien hacia el año 538AC tomó el reinado. Pero en los capítulos 7 y 8 nos encontramos de nuevo la descripción profética de una segunda y tercera visión dada a Daniel cuando Belsasar rey de Babilonia estaba en sus primeros años de gobierno (Daniel 7:1 y 8:1, entre 50 y 55 años después de la primera visión de la estatua, capítulo 2). Esto lo resaltamos para que se entienda que en el capítulo 8 se revela el nombre de uno de los reinos que seguían a Babilonia, representado por el pecho y brazos de plata de la estatua del capítulo 2. En Daniel 8 se da el nombre, suceso que se confirma en Daneil 5 que así sucedió. El nombre de Grecia (Daniel 8:21) se confirmó con su llegada al poder mundial, una década después, en el año 538 AC.

La Historia

Belsasar, encargado del gobierno por su padre Nabónides, en medio de un gran banquete y de una orgía de vino, manda traer los utensilios sagrados del templo de Dios, saqueados en las tres deportaciones de Israel a Babilonia en los años 605, 597 y 586 AC. En ese momento aparecieron los dedos de una mano de hombre que escribía delante del candelabro, sobre la pared del palacio real y viendo el rey veía la mano que escribía, se turbó y no hubo quien le descifrase lo escrito sino solo Daniel: "Mene, Mene, Tekel, Uparsin"

Daniel 5: 26- 31

“Esta es la interpretación del asunto:

"Mene": Contó Dios tu reino y le ha puesto fin.

"Tekel": Pesado has sido en balanza y hallado falto.

"Peres": Tu reino ha sido roto y dado a los medos y a los persas.

Entonces Belsasar mandó vestir a Daniel de púrpura, poner en su cuello un collar de oro y proclamar que él era el tercer señor del reino. La misma noche fue muerto Belsasar, rey de los caldeos. Y Darío, de Media, cuando tenía sesenta y dos años, tomó el reino.

 

 

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

Artículos de interés

  • Creencias

    Los Adventistas del Séptimo Día aceptamos la Biblia como el único credo y sostenemos ciertas creencias fundamentales com...