Jesús centro de las profecías

jesus_profecias.jpg

En la Biblia encontramos el primer ejemplo de espiritismo cuando satanás tomó la serpiente y habló a través de ella a Eva…es el primer caso de médium registrado, bíblicamente hablando. Luego en los hechos que siguen encontramos a Dios expresando la profecía más importante de toda su Palabra, en Génesis 3:15 “y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; ella te herirá la cabeza, y tú le herirás el calcañar.” La simiente de la mujer es Jesús y de allí parte el concepto de que Jesús es el centro de las profecías.

Revisemos brevemente el concepto "profético" antes de entrar a revisar el por qué Jesús están en el centro de la Biblia y de la profecía.

Si bien el espiritismo siempre ha existido, en su etapa moderna podemos ubicar su origen hacia el año de 1848. Algunos sucesos sorprendentes tuvieron lugar en Hydesville, Nueva York, cuyas protagonistas, las hermanas Fox, comenzaron a captar una serie de extraños ruidos en su casa, golpes, pisadas y vibraciones sin explicación a lo cual concluyeron que un fantasma estaba molestándoles en su hogar. Las hermanas Fox se acostumbraron a estos ruidos y comenzaron a  interactuar con el espíritu conociendo de él que era un hombre de treinta y un años quien había sido asesinado en la casa estando sus restos enterrados en el sótano.

Esta experiencia fue la base de los fenómenos paranormales modernos.  Así fue como resurgió el espiritismo de hoy... convirtieron a los médium en interlocutores proféticos aceptados por la sociedad. Pero es este el método de Dios para hablar a su pueblo?

Apocalipsis 19:10 "Y yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira que no lo hagas; yo soy siervo contigo, y con tus hermanos que tienen el testimonio de Jesús; adora a Dios, porque el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía".

Definamos primero qué es la profecía? Para qué es?  

Es el método usado por Dios para decirnos cómo va actuar, cuándo, dónde…es un mensaje de amonestación…no es solo una predicción de eventos futuros sino una exposición de los hechos que vendrán porque estamos en medio de un gran conflicto. Puede ser un mensaje local pero de una incidencia mundial. En este orden tomemos el ejemplo de la profecía dada a Jonás para ser entrega a Nínive. El Señor anunció la destrucción de Nínive pero desistió de su plan al observar el arrepentimiento del pueblo. Fue un mensaje local pero de incidencia mundial y generacional (de un Israel material a uno espiritual) al mostrarse como puede trabajar el plan de salvación en los que buscan a Dios de corazón y cómo puede este ejemplo enseñarnos sobre la misericordia de Dios, su amor y la intercesión de Jesús. Podemos hablar de Jesús como centro de este ejemplo? Por supuesto que sí. Él es Dios anunciando, enviando, rescatando a Jonás y perdonando al pueblo. El protagonista de las historia no es Jonás, ni Nínive; es Dios.

Amós 3:7  "Porque no hará nada el Señor DIOS, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas".

2 Pedro 1:19  "Tenemos también la palabra de los profetas más firme, a la cual hacéis bien de estar atentos como a una lámpara que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca, y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones".

Todas las profecías han despertado la curiosidad y la investigación de las mismas. Muchos de los curiosos pretender encontrar en ellas motivos alarmantes para generar inquietud en las personas. Siempre se ha hablado de las profecías y no solamente de las bíbli­cas. Algunos hablaron de la profecía maya que indicaba el fin de este mundo en diciembre de 2012. Complemento a esto están las profecías de Nostradamus por solo citar otro ejemplo.

Números 12:6  "Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras: si tuviereis profeta del SEÑOR, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él".

El don de profecía

El profeta es elegido por Dios (Deuteronomio. 18:15). Habla las palabras de Dios (Deuteronomio. 18:18). Recibe las revelaciones por medio de sueños y visiones (Joel 2:28; Salmo 89:19; Job 33: 1416; Ezequiel1:1). Las visiones van acompañadas de notables fenómenos físicos: 1.Pérdida de la fuerza (Daniel 10: 8,17).2.‑ Inconsciencia (Dan.10:9).3.‑ Ausencia de respiración (Dan. 10: 17). 4.‑ Los ojos permanecen abiertos (Núm. 24: 3,4). 5.‑ Recibe fuerza sobrehumana (Daniel 10:18).

Dios es el único que puede profetizar. ¿Por qué razón? Es Dios, es soberano, conoce el futuro, realiza su vo­luntad, puede actuar en la historia de acuerdo a sus propios planes. Y para esto utiliza a los profetas.

En todo caso el punto más importante es que las profecías bíblicas  tie­nen un protagonista principal, que en todos los casos es el mismo: nuestro Señor Jesucristo: Dando la orden, ejecutándola, anunciando su venida, su ministerio.

Por eso hablar de profecía como por ejemplo, “lo que te ocurrirá esta semana”, no es profecía. El centro debe ser Cristo y los eventos tienen que ver con el caminar de su pueblo al cielo.

Texto clave: Juan 5:39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

Jesús es el centro, el personaje principal de Biblia. La Biblia fue escrita para conocerle. Tener información bíblica sin intentar conocer personalmente al protagonista de esas profecías, no tiene valor alguno. No es la información la que salva. Quien salva es la persona de la que la profecía habla.

¿Por qué creen que los oyentes de Jesús, “supuestos conocedores” de las Escrituras no veían en Jesús al Mesías? Creían que conocer las escri­turas era suficiente y, aunque creían en la aparición del Mesías, no sentían la necesidad de un Salvador personal. Es posible que nuestra lectura de las Escrituras tenga sólo un carácter informativo. Evidentemente el propósito de las profecías va mucho más allá.

Volvamos a Génesis 3: 15…

La primera profecía que encontramos en la Biblia es realmente ex­traordinaria. Está llena de amor, pasión y esperanza. Una lectura su­perficial de la misma podría llevarnos simplemente a ignorarla por no haber reparado en la profundidad de su significado. Hay por lo menos 5 prota­gonistas: Dios (quien habla), la serpiente (o quien poseía a la ser­piente en ese momento: Satanás), la mujer (Eva, madre de todos los vivientes), la simiente de la serpiente (el diablo y quienes son utilizados por él) y la simiente de la mujer (Jesús y su pueblo).

Al decir, “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya”, Dios se comprometió a implantar en los seres humanos un nuevo princi­pio, el odio por el pecado, el engaño, la vanidad y por todo aquello que lleve el sello de las estratagemas de Satanás”. EGW Manuscrito 72, 1904.

Aplastar la cabeza tiene con­notaciones mortales, una herida en el talón produce dolor pero no es definitivamente mortal. Esto sucedió en la cruz del calvario. Je­sús fue herido en el talón al morir, pero Satanás fue derrotado para siempre en el mismo acto.

“La enemistad contra Satanás no es natural para el corazón humano; es implantada por la gracia de Dios”. DTG p. 374. Se trata por lo tanto de un milagro sobrenatural que guía al pecador al dolor del arrepentimiento y el desprecio por su verdadera condición delante de Dios.

¿Habían visto a Jesús como centro de esta profecía? Entienden que Jesús detrás de cada profecía y que hay que leer la Biblia encontrando al autor de nuestra Salvación?

¿De qué manera se cumple esta profecía en nuestras vidas?  “Esta sentencia pronunciada a oídos de nuestros primeros padres, fue para ellos una promesa. Antes de que oyeran hablar de los espinos y cardos, del trabajo rudo y del dolor que les habían de tocar en suerte, o del polvo al cual debían volver, escucharon palabras que no podían dejar de infundirles esperanza. Todo lo que perdieron al ceder a las insinuaciones de Satanás se podía recuperar por medio de Cristo”. ED p. 26

Qué nos vamos a hacer a partir de ahora? Vamos a esmerarnos en encontrar a Cristo en la Biblia? Vamos a leer la Biblia de una manera diferente entiendo que ella misma en un compendio profético de amonestación? La única alternativa de salvación para cualquier ser humano desde Adán y Eva hasta hoy es Cristo Jesús, centro de todas las profecías.

Siendo que, como dijo el apóstol Pedro, “en ningún otro hay salva­ción” (Hechos 4:12) ¿Cuál será la decisión de cada uno de nosotros este día? ¿A quién le permitiremos dirigir nuestras vidas?

 

 

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

Artículos de interés

  • Creencias

    Los Adventistas del Séptimo Día aceptamos la Biblia como el único credo y sostenemos ciertas creencias fundamentales com...