La Cruz

cruz

La figura de un gorila crucificado preside el altar de la antigua iglesia de la Santa Trinidad en el barrio londinense de Marylebone, convertida hoy en una galería de arte donde este mes se expone una muestra inspirada en los Cuartos de las Maravillas populares en el siglo XVI.

Desde mi infancia la cruz significó un buen elemento para no perder mi fe, para recordar que hay un Dios en el cielo por encima de todo y que sin El no llegamos a ningún lado. Pero tuvieron que pasar muchos años para comprender lo que realmente significa. Sumergido en la filosofía de la reencarnación nunca pude mirar con los ojos abiertos la verdad que representa la cruz de Cristo. Si! La cruz era algo importante pero no era lo más importante.

Hay que empezar por lo más sencillo; la Biblia nos dice que el pecado es infringir La Ley [:ttip=”1 Juan 3:4  “Todo el que comete pecado, quebranta la Ley, pues el pecado es la transgresión de la Ley.” id=”1″] (1 Juan 3:4)[:/ttip] y si yo peco entonces debo morir [:ttip=”Romanos 6:23  “Porque la paga del pecado es la muerte.  Pero el don gratuito de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” id=”2″] (Romanos 6:23)[:/ttip]…nada de simbolismos, el asunto es literal, se debe morir. Siempre me habían dicho que Jesús murió por mis pecados pero nadie se había detenido a explicarme el por qué. Desde que el pecado entró al mundo por medio de Adán la raza humana quedó expuesta a la muerte [:ttip=”1 Corintios 15:21-22  “Porque así como la muerte vino por un hombre, también por un Hombre vino la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así en Cristo todos serán vueltos a la vida.” id=”3″] (1 Corintios 15:21-22)[:/ttip] y desde ese momento se hizo provisión para que existiera un sustituto por el pecador.  Acaso alguien se había detenido a explicarnos por qué fue necesario tanto sacrificio de corderos en el Antiguo Testamento para perdonar al pecador? El cordero representaba al que habría de venir y que pagaría por la deuda de Adán y Eva y sus posteriores generaciones. En el evangelio de Juan capítulo 1, versículo 29 se registra una declaración muy importante que hizo Juan el bautista al ver a Jesús: “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Declaración poderosa que muestra que todos esos corderos sacrificados a lo largo de 4.000 años estaban simbolizando al que estaba ante sus ojos…y al morir Cristo en la cruz pagó por esa deuda pendiente por saldar en la cual el pecador debía morir…ahora con la muerte de Jesús en la cruz y sin pecado, quedaba consolidada la promesa de una vida eterna para los que esperaron en El. Y para los que vendríamos después? Igual!…la promesa también es para nosotros aunque ya no necesitamos sacrificar corderos porque Cristo, el verdadero cordero, ya murió y dejó hecha la provisión por la eternidad.

Cuando entendí esto se desbarató en mi la idea de la reencarnación porque si como lo dice esta creencia nos transformamos de vida en vida hasta alcanzar la perfección, entonces para qué murió Cristo por el pecador si este por si mismo se puede transformar hasta lograr la santidad?

La cruz entonces pasa a ser el centro de mi vida…a la vez empiezo a comprender que es el centro de la Biblia…sin la cruz nada tendría sentido para la humanidad que lucha día a día, que pasa por aflicciones, que necesita aferrarse de una gran promesa de salvación y vida eterna.

Pero como yo lo estuve en el pasado, hoy muchos continúan en la oscuridad respecto a esto. En días anteriores me enteré por medio de un periódico de circulación nacional de algo que me desagradó. Para muchos la cruz es un símbolo de rebelión a la autoridad de Dios, representa el elemento a atacar para mostrar su desagrado respecto a la dependencia de su creador. Otros la toman como si se tratara de solo un elemento de adorno o un elemento distintivo de un grupo de fanáticos religiosos. Para otros es una excusa para exteriorizar sus emociones o sus intenciones artísticas sin tomar en cuenta que existe un límite para no desbordar en excesos.

El gorila crucificado

gorila

El gorila, una de las piezas más destacadas de la exposición ‘La edad de lo maravilloso’, es obra del artista británico Paul Fryer. La figura de un gorila crucificado preside el altar de la antigua iglesia de la Santa Trinidad en el barrio londinense de Marylebone, convertida hoy en una galería de arte donde este mes se expone una muestra inspirada en los Cuartos de las Maravillas populares en el siglo XVI.

 

Fryer declaró al periódico ‘Evening Standard’ que, pese a lo que pueda parecer, su intención no es ofender, puesto que él mismo es creyente, sino llamar la atención sobre la necesidad de conservación de los gorilas africanos.

 

“Sólo espero que la gente entienda que el espíritu es crear debate y hacer pensar, y no ofender”, dijo al diario. Otra obra suya potencialmente polémica es un Cristo negro en una silla eléctrica, en lo que quiere ser una versión contemporánea de la Pietà.

 

Según el comisario de la muestra, Joe La Placa, las obras expuestas en la antigua iglesia no son blasfemas.

Es muy fácil transgredir el límite que marca lo profano con lo sagrado. Quién si no Jesús debe ser el único centro de atención de una cruz con alguien colgado allí? Pero las excusas para justificar nuestro error nunca faltan. Artistas como este quizás actúen sin conocimiento de la verdad allí encerrada. La cruz y en ella Cristo crucificado es la muestra de cuán grande es el pecado porque por causa del mismo El Padre tuvo que entregar a su Hijo para que fuera torturado y muriera en una forma baja y vil que solo merecen los peores criminales.

Ahora como muestra artística, es un gorila en una cruz, mañana serán dos apóstoles besándose en la Santa Cena o quizás el Pablo inyectándose alguna droga… Muchos contemplan estas obras con admiración pero para otros son un mal ejemplo y una mala enseñanza que indica que no existe algo sagrado que no se pueda transgredir… y tú qué opinas?

| Etiquetas: ,

Comentario

(Ctrl + Enter)