La parábola de la gran cena, una generosa invitación

La parábola de la gran cena, una generosa invitación

En la parábola de la gran cena Cristo dio un mensaje de amonestación e instrucción a todos los que le escuchaban. Los judíos en su tiempo pensaban reservarse exclusivamente para sí las bendiciones de Dios, tanto las que se referían a la vida presente como las que se relacionaban con la futura. Negaban la misericordia de Dios a los gentiles. Por la parábola de la gran cena Cristo les demostró que ellos estaban al mismo tiempo rechazando la invitación misericordiosa y el llamamiento al reino de Dios.

El gran banquete

“También dijo Jesús al que lo había invitado: —Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos, a su vez, te inviten y así seas recompensado. Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos”—Lucas 14:12-14.

Cristo estaba aquí repitiendo la instrucción que había dado a Israel por medio de Moisés. Dios los había instruido con respecto a sus fiestas sagradas: “El extranjero, y el huérfano, y la viuda, que hubiera en tus poblaciones… comerán y serán saciados”—Deuteronomio 14: 29. Estas reuniones habían de ser como lecciones objetivas para Israel: Las bendiciones espirituales que Dios les había concedido eran el pan de vida para que lo repartieran al mundo.

Ellos no habían cumplido esa obra. Las palabras de Cristo eran un reproche para su egoísmo. Esperando encauzar la conversación por otro curso, uno de ellos exclamó: “Bienaventurado el que comerá pan en el reino de los cielos”. Este hombre hablaba con gran seguridad, como si él mismo tuviera la certeza de poseer un lugar en el reino. Su actitud era similar a la de aquellos que se regocijan porque son salvos por Cristo, cuando no cumplen con las condiciones en virtud de las cuales se promete la salvación.

Cristo leyó el corazón del hipócrita y, manteniendo sobre él sus ojos, descubrió ante el grupo el carácter y el valor de sus privilegios actuales. Les mostró que tenían una parte que hacer en ese mismo tiempo para poder participar de la bienaventuranza futura.

Desarrollo de la parábola

“Un hombre -dijo- hizo una grande cena, y convidó a muchos”. Cuando llegó el tiempo de la fiesta, el amo envió a sus siervos a casa de los huéspedes a quienes esperaba, con un segundo mensaje: “Venid, que ya está todo aparejado”. Pero mostraron una extraña indiferencia. “Y comenzaron todos a una a excusarse. El primero le dijo: He comprado una hacienda, y necesito salir y verla; te ruego que me des por excusado. Y el otro le dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos, ruégote que me des por excusado. Y el otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir”.

Ninguna de las excusas se fundaba en una necesidad real. El hombre que necesitaba salir y ver la hacienda, ya la había comprado. Su prisa por ir a verla se debía a que su interés estaba concentrado en la compra efectuada. Los bueyes también se habían comprado y probarlos tenía por fin sólo satisfacer el interés del comprador. La tercera excusa no tenía más semejanza de razón. El hecho de que el huésped se hubiera casado no necesitaba impedir su presencia en la fiesta. Su esposa también habría sido bienvenida.

Todas las excusas revelaban una mente preocupada. Estos huéspedes en perspectiva habían legado a estar completamente absortos en otros intereses. La invitación que se habían comprometido a aceptar fue puesta a un lado y el amigo generoso quedó insultado por la indiferencia de ellos.

La provisión de Cristo

Por medio de la parábola de la gran cena, Cristo presenta los privilegios ofrecidos mediante el Evangelio. La provisión consiste nada menos que en Cristo mismo. En la fiesta que había aparejado Dios les ofreció el mayor don que los cielos podían conceder, un don que sobrepujaba todo cómputo. El amor de Dios había provisto el costoso banquete y había ofrecido recursos inagotables. “Si alguno comiere de este pan -dijo Cristo-, vivirá para siempre”.

Pero para aceptar la invitación a la fiesta del Evangelio, debían subordinar sus intereses mundanos al único propósito de recibir a Cristo y su justicia. Dios lo dio todo por el hombre y le pide que coloque el servicio del Señor por encima de toda consideración terrenal y egoísta. No puede aceptar un corazón dividido. El corazón que se halla absorto en los afectos terrenales no puede rendirse a Dios.

La lección de la parábola de la gran cena es para todos los tiempos. Hemos de seguir al Cordero de Dios dondequiera que vaya. Ha de escogerse su dirección y avaluarse su compañía por sobre toda compañía de amigos mundanos. Cristo dice: “El que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”—Mateo 10: 37.

Tal ocurre en nuestros días

Las excusas presentadas para rechazar la invitación a la fiesta presentada en la parábola de la gran cena abarcan todas las que hoy se dan para rechazar la invitación del Evangelio. Los hombres declaran que no pueden poner en peligro sus perspectivas mundanas atendiendo las exigencias del Evangelio. Consideran sus intereses temporales de más valor que las cosas de la eternidad. Las mismas bendiciones que han recibido de Dios llegan a ser una barrera que separa sus almas de su Creador y Redentor. No quieren ser interrumpidos en sus afanes mundanos, y dicen al mensajero de misericordia: “Ahora vete; mas en teniendo oportunidad te llamaré”—Hechos 24: 25.

Otros presentan las dificultades que podrían levantarse en sus relaciones sociales si obedecieran el llamamiento de Dios. Dicen que no pueden estar en desacuerdo con sus parientes y conocidos. De esta forma llegan a ser los mismos actores descritos en la parábola. El Señor de la fiesta considera que sus débiles excusas demuestran desprecio por su invitación.

En la parábola, el que daba la fiesta notó cómo se había tratado su invitación

“Enojado… dijo a su siervo: Ve presto por las plazas y por las calles de la ciudad, y mete acá los pobres, los mancos, y cojos, y ciegos”.  En la parábola de la gran cena el hospedero se apartó de aquellos que habían despreciado su generosidad, e invitó a una clase que no era perfecta, que no poseía casas o terrenos. Invitó a los que eran pobres y hambrientos, y que apreciarían las bondades provistas. “Los publicanos y las rameras -dijo Cristo- os van delante al reino de Dios”—Mateo 21: 31.

Por viles que sean los especímenes humanos que los hombres desprecian y apartan de sí, no son demasiado degradados, demasiado miserables para ser objeto de la atención y el amor de Dios. Cristo anhela que los seres humanos trabajados, cansados y oprimidos vengan a Él. Ansía darles la luz, el gozo y la paz que no pueden encontrarse en ninguna otra parte. Los mayores pecadores son el objeto de su amor y piedad profundos y fervorosos. Él envía su Espíritu Santo para obrar en ellos instándoles con ternura y tratando de guiarlos al Salvador.

El siervo que hizo entrar a los pobres y los ciegos informó a su señor: “Hecho es como mandaste y aún hay lugar. Y dijo el Señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”. Aquí Cristo señala la obra del Evangelio fuera del círculo del judaísmo, en los caminos y vallados del mundo.

Este mensaje se da a los hombres hoy en día

La misma invitación en esta época va unida con el anuncio de que la segunda venida de Cristo es inminente. Las señales que Él mismo dio de su aparición se han cumplido y por la enseñanza de la Palabra de Dios podemos saber que el Señor está a las puertas.

Juan en el Apocalipsis predice la proclamación del mensaje evangélico precisamente antes de la segunda venida de Cristo. El contempla a un “ángel volar por en medio del cielo, que tenía el Evangelio eterno para predicarlo a todos los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo, diciendo en alta voz: Temed a Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida”—Apocalipsis 14: 6, 7.

En la profecía, esta amonestación referente al juicio, con los mensajes que con ella se relacionan, es seguida por la venida del Hijo del hombre en las nubes de los cielos. Y a esta proclamación se denomina el Evangelio eterno. Así se ve que la predicación de la segunda venida de Cristo, el anuncio de su cercanía es una parte esencial del mensaje evangélico.

La declaración de la Biblia

La Biblia declara que en los últimos días los hombres se hallarían absortos en las ocupaciones mundanas, en los placeres y en la adquisición de dinero. Serían ciegos a las realidades eternas. Cristo dice: “Como los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre”—Mateo 24: 37-39.

Tal ocurre en nuestros días. Los hombres se afanan en obtener ganancias y en la complacencia egoísta, como si no hubiera Dios, ni cielo, ni más allá. En los días de Noé la amonestación referente al diluvio se envió para despertar a los hombres en medio de su impiedad y llamarlos al arrepentimiento. Así el mensaje de la segunda venida de Cristo tiene por objeto arrancar a los hombres de su interés absorbente en las cosas mundanas. Está destinado a despertarlos al sentido de las realidades eternas, a fin de que den oídos a la invitación que se les hace para ir a la mesa del Señor. 

La invitación del Evangelio ha de darse a todo el mundo, “a toda nación y tribu y lengua y pueblo”—Apocalipsis 14: 6. El último mensaje de amonestación y misericordia ha de iluminar el mundo entero con su gloria. Ha de llegar a toda clase de personas, ricas y pobres, encumbradas y humildes. “Ve por los caminos y por los vallados -dice Cristo-, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.

El mundo está pereciendo por falta del Evangelio. Hay hambre de la Palabra de Dios. Hay pocos que predican esa Palabra sin mezclarla con la tradición humana. Aunque los hombres tienen la Biblia en sus manos, no reciben las bendiciones que Dios ha colocado en ella para los que la estudian. El Señor invita a sus siervos a llevar su mensaje a la gente. La Palabra de vida eterna debe darse a aquellos que están pereciendo en sus pecados…en esto nos ayuda la parábola de la gran cena

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 11 Promedio: 4.1)

Compártelo en redes:

2 comentarios en “La parábola de la gran cena, una generosa invitación

  1. salvador Valentín Galván

    Ciertamente la Iglesia De Cristo tiene que ir por las plazas y caminos y vallados Debemos Predicar la Buenas Nuevas De Salvación. … Gracias x su Trabajo DIOS Les Bendiga y Les Guarde…

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Salvador, así es! Hay una labor que nuestro Señor nos ha encomendado y es tiempo de tomar conciencia de lo que debemos hacer! Gracias por tu comentario y excelente día!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *