Archivo de la categoría: Profecia Bíblica

Daniel 8: Más del cuerno pequeño

 

Daniel capítulo 8

El libro de Daniel capítulo 8 continúa dándonos detalles adicionales sobre los reinos descifrados desde la visión de la estatua en el sueño de Nabucodonosor y nos confirma los detalles sobre el cuerno pequeño.

El versículo 1 nos dice que la visión que se está mostrando, ocurre en el año tercero del reinado de Belsasar, es decir, 5 años antes de la caída del imperio Babilónico en manos de los Medo-Persas. Sigue leyendo

Daniel capítulo 2

Daniel 2
Cuando hablamos de profecía, bíblicamente  no solo nos referimos al hecho de develar el futuro sino que de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová,  el Señor,   sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.” Un ejemplo de esto lo encontramos en la historia de Jonás y Nínive donde Dios revela lo que ha acontecer a esta nación si no se arrepiente y para ello envía su profeta a dar el mensaje (Libro de Jonás, capítulos 1-4).
Tan importante es el don profético que Apocalipsis nos dice que el pueblo de la última etapa de la historia de este planeta  y que sigue al verdadero Dios, deberá tener el Espíritu de Profecía: Apocalipsis 12:17 “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”….Apocalipsis 19:10 “¡Adora a Dios!” El testimonio de Jesús  es el espíritu de la profecía.”
Vamos a sumergirnos en un largo tiempo profético, el cual miraremos en detalle: 2300 años, arrancando desde la deportación de los Judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta finales del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios. Sin más preámbulos empecemos y que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en este estudio:
Daniel: Israelita de linaje real llevado a Babilonia en la primera deportación que sufriera el pueblo a manos de Nabucodonosor, rey de los Babilonios. Muy amado por Dios por su fidelidad e integridad, se convirtió en la persona más importante después del rey durante el predominio de babilonio y Medo-Persa. Daniel es nombrado en el capítulo 1 del mismo libro, junto con sus amigos Ananías, Misael y Azarías.
El capítulo 2 de Daniel nos muestra una gran historia: Nabucodonosor tiene un sueño que lo turba en gran manera pero lo olvida y llama a sus adivinos para que le digan que fue lo que soñó (versículos 1-13)…ante de la imposibilidad de estos para cumplir la demanda, el rey ordena la muerte de todos los astrólogos y los sabios (incluidos Daniel y sus amigos).  Luego por medio de la oración y el ayuno, Daniel recibe la revelación de Dios no solo del sueño sino de si significado de consecuencias asombrosas porque arranca su validez en ese momento y se extiende hasta el regreso de Jesús por segunda vez a este mundo (versículos 14-25)
El sueño (versículos 26-45)
El rey vio una estatua majestuosa, enorme y muy brillante y de aspecto terrible. La estatua se compone  de diversos metales y barro, arrancando con el oro en la cabeza, es decir, con el metal más preciado, hasta terminar con una mezcla de hierro y barro en los pies. Según la revelación de Dios, cada metal representa un reino que prosigue al existente (versículos 36 al 43) de la siguiente manera:
ORO= Babilonia. Versículo 38: “Tu eres esa cabeza de oro”. El imperio Babilonio predominó desde los años 605 AC hasta el 539 AC. Casi 70 años después de haberse revelado esta profecía, los Medos y Persas conquistaron el imperio babilonio (Daniel 5: 26-28).
PLATA: Medo-Persia. Versículo 39: “Después de ti se levantará otro reino…” 539 AC – 331 AC. Esto se ratifica en  el capítulo 8 de Daniel (vs 20) donde se anuncia que cuál es el reino que ha de venir.
BRONCE: Grecia. Versículo 39: “…y un tercer reino de bronce que dominará toda la tierra.” 331 AC – 168AC. Confrontar con Daniel 8:21
HIERRO: Roma. Versículo 40. 168 AC -476 DC
HIERRO y BARRO: Roma dividida en 10 reinos. Hasta 476 DC y extensiónhasta la segunda venida de Cristo.
La Roca: Reino Eterno de Cristo. Versículos 44y 45.
Hasta aquí Daniel 2 a grandes pasos. En nuevos artículos iremos ampliando estos detalles, armando una cadena profética que involucra Daniel 2, 7, 8, 9, 11, 12 y Apocalipsis 12, 13, 14, 17, 18, 20 y 21.

Daniel capítulo 2

Con Daniel capítulo 2 nos sumergirnos en un largo tiempo profético del cual miraremos algunos apartes. Aquí se abarcan más de 2.000 años que arrancan desde la deportación de los judíos a Babilonia en el siglo VI antes de Cristo, hasta el tiempo del segundo regreso de Jesús. Encontraremos cómo es de vital importancia vincular el libro de Daniel y el libro de Apocalipsis porque la unión de los dos nos da muchas respuestas sobre el código profético almacenado en la Palabra de Dios.

Cuando hablamos de profecía, bíblicamente no solo nos referimos al hecho de develar el futuro, sino que, de manera adicional, hablamos de un mensaje de amonestación donde Dios invita a los habitantes de la Tierra a que vuelvan a los caminos que Él les ha indicado: Amós 3:7 “Porque no hará nada Jehová, el Señor, sin revelar su secreto a sus siervos los profetas”. Sigue leyendo

La abominación asoladora

abominación asoladora

Estudiemos la expresión “abominación asoladora” de Daniel 9:27 que es la misma “prevaricación asoladora” de Daniel 8:13 y que también encontramos en Daniel 11:31. El mismo Jesús evocó este concepto bíblico cuando dijo a sus discípulos “Por tanto, cuando veáis en el Lugar santo la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel –el que lee, entienda–, entonces los que estén en Judea, huyan a los montes”, Mateo 24:15-16).

Como lo vemos aquí, la abominación asoladora o, dicho de otra manera, la abominación que causa desolación, destrucción, es una señal para huir cuando se aproxime el tiempo de crisis final. De hecho, fue el elemento a tener en cuenta antes de arrasamiento de Jerusalén por parte de los ejércitos romanos en el año 70 d.C. Sigue leyendo

La mayor abominación: Ezequiel 8

la mayor abominacion

En el anterior artículo sobre la abominación desoladora vimos qué es lo abominable para Dios y qué es la interrupción del continuo. También cómo estos dos eventos están ligados al ataque al Santuario del Señor. Analizamos la importancia que tiene la abominación desoladora porque no solo la nombra Daniel tres veces (Daniel 8:13, 9:27 y 11:31) sino que Jesús mismo pone este evento para tener como referencia cuando sea el momento de la crisis final de este mundo: Mateo 24:15 “Por tanto, cuando viereis la abominación desoladora, que fue dicha por el profeta Daniel, que estará en el lugar santo (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes…” Sigue leyendo