El mensaje del primer ángel, Apocalipsis 14:6-7

mensaje del primer ángel

El mensaje del primer ángel que está en el inicio del capítulo 14 de Apocalipsis, nos lleva a revisar los eventos religiosos ocurridos en la tercera y cuarta década del siglo XIX en diferentes partes del mundo. Basados en un reavivamiento espiritual y en la interpretación profética de Daniel 8:14 “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario se purificará”, se entendió que dicha purificación correspondía al retorno de Cristo a la Tierra para ejecutar la sentencia de su juicio sobre la humanidad.

¿Qué fue lo que el Señor reveló a su pueblo y qué fue lo que lo condujo a comenzar a difundir el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14: 6-13?

“En medio del cielo vi volar otro ángel que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los habitantes de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo. Decía a gran voz: ¡Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado. Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas!”

Por medio de la revelación y el estudio posterior, se entendió que Daniel 8:14 no expresaba el regreso de Cristo a la Tierra, sino el inicio del juicio sobre toda la humanidad, juicio que ahora mismo se sigue teniendo en el cielo en el Santuario celestial, más específicamente en el lugar santísimo. Pero para entender esto es necesario conocer la simbología del Santuario terrenal ordenado construir por Dios a su siervo Moisés.

El mensaje del primer ángel

El ángel representa un mensaje para entregarse al mundo y también representa a los siervos de Dios ocupados en esta tarea, la de proclamar el evangelio eterno. Cuando hablamos de “a toda nación, tribu, lengua y pueblo”, hacemos alusión a que el mensaje es para todos y que tiene un sentido universal. Cuando se habla de “a gran voz” se indica que el mensaje se proclamará en tal forma que todos podrán oírlo y también se destaca la importancia del mensaje.

Ahora, ¿cuál es el mensaje que debía comenzar a darse desde ese momento y que prepararía el camino para el regreso de Cristo? “¡Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado! ¡Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas!

“La hora de su juicio ha llegado” nos conecta con el versículo de Daniel: “el Santuario se purificará”. Esto se relaciona con la purificación anual que se hacía del santuario terrenal a donde eran llevados todos los pecados del pueblo. De manera simbólica y anualmente se hacía un juicio sobre el pecado expulsándolo del campamento y el pueblo se justificaba. Por eso la fecha de 1844 no correspondía a la segunda venida de Cristo sino al inicio del juicio sobre todos los hombres en el Santuario celestial para su posterior limpieza.

Puede interesarle leer: El juicio

Un mensaje de acción

¡Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas! ¿A qué nos invita esto? Éxodo 20:8 al 11 dice: “Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra,  pero el séptimo día es de reposo para Jehová,  tu Dios;  no hagas en él obra alguna,  tú,  ni tu hijo,  ni tu hija,  ni tu siervo,  ni tu criada,  ni tu bestia,  ni el extranjero que está dentro de tus puertas, porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra,  el mar, y todas las cosas que en ellos hay,  y reposó en el séptimo día;  por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó”.

Efectivamente el mensaje del primer ángel no solo nos invita a entender que se ha iniciado un juicio sobre la humanidad, sino a recordar que Dios es el creador de todo lo que vemos y lo que no vemos, y que ese es el motivo principal por el que el cuarto Mandamiento está en el centro de su Decálogo. Es también una invitación a guardar el verdadero día de reposo. El mensaje que hay que contar a todo el mundo básicamente es: el juicio de Dios se está realizando, recuerda que el Señor es el creador, tu creador, y adóralo como Él lo pide porque Él dejó esa señal de fidelidad: Ezequiel 20:20 “Santificad mis sábados, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová, vuestro Dios”.

Puede interesarle leer: El Sábado

¿Qué nos pide el Señor?

Dios nos pide hoy que en esta época de maldad, idolatría y necedad, de los seres humanos volvamos a Él, que guardemos su Ley y que entendamos que estamos en la última etapa de la vida de este mundo como lo conocemos. Si entendemos y aceptamos ese primer mensaje, será más fácil entender y aceptar el segundo y el tercero en los versículos que prosiguen. Si el mensaje es rechazado, igualmente es fácil rechazar todo lo que viene a continuación.

Es nuestro deber estudiar sobre estos mensajes, vivirlos y pregonarlos a gran voz.

Compártelo en redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *