La abominación asoladora

abominación asoladora

Estudiemos la expresión “abominación asoladora” de Daniel 9:27 que es la misma “prevaricación asoladora” de Daniel 8:13 y que también encontramos en Daniel 11:31. El mismo Jesús evocó este concepto bíblico cuando dijo a sus discípulos “Por tanto, cuando veáis en el Lugar santo la abominación desoladora de la que habló el profeta Daniel –el que lee, entienda–, entonces los que estén en Judea, huyan a los montes”, Mateo 24:15-16).

Como lo vemos aquí, la abominación asoladora o, dicho de otra manera, la abominación que causa desolación, destrucción, es una señal para huir cuando se aproxime el tiempo de crisis final. De hecho, fue el elemento a tener en cuenta antes de arrasamiento de Jerusalén por parte de los ejércitos romanos en el año 70 d.C.

Cuando Jesús hizo esta declaración, estaba con sus discípulos en el monte de los Olivos respondiéndoles dos preguntas que ellos hicieron de forma mezclada: “Dinos, ¿cuándo serán estas cosas y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo?”, Mateo 24:3. Así que el mismo Señor les responde entrelazando los eventos de la destrucción de Jerusalén con los de su retorno en gloria. O sea que la descripción de esta abominación asoladora tuvo vigencia y la tiene hoy para los que quieran “leer y entender” tal como lo expresó Jesús.

 ¿Qué es abominación para Dios? La abominación asoladora

  1. Violaciones de las costumbres y prácticas divinamente instituidas como entrar a practicar aberraciones sexuales: Levítico 18:22.
  2. Idolatría: Deuteronomio 12:31
  3. Faltas morales y éticas: Deuteronomio 25:14-16.
  4. Cosas detestables, impuras, inmundas que contaminaban: Deuteronomio 29:17, Levítico 11:10, Ezequiel 5:11; 7:20; 11:18, 21;
  5. La carne de los sacrificios que llega a ser inadecuada para comer al 3er día: Levítico 7:18.

Ahora, tenemos que entender por qué una abominación causa desolación y por qué esta Jesús la ubica en el lugar santo (Mateo 24:15). A propósito, el lugar santo hace alusión a la recámara llamada primera que se encontraba en el Santuario del templo terrenal de los Hebreos que simbolizaba el Santuario Celestial donde Jesús ejerce como Sumo Sacerdote por su pueblo (Hebreos 7:22-27  y 8:1-2).

También en Daniel 8:13 esta abominación se asocia con el “pisoteo del Santuario” y en Daniel 9:27 se dice que será ejecutada sobre “el ala del templo” y en Daniel 11:31 la abominación va acompañada de la “profanación del Santuario”. Indudablemente si hay abominación asoladora, esta tiene que ver con el Santuario y además estos mismos tres pasajes se vinculado al cese del continuo.

¿Qué es o era el continuo?

El continuo bíblicamente lo encontramos como:

  1. El sacrificio de corderos que se hacía de continuo: Números 28:3
  2. El pan continuo que debía estar sobre la mesa de los panes de la proposición: Números 4: 7.
  3. La lámpara que debía arder continuamente: Exodo 27: 20.
  4. El fuego que debía arder siempre sobre el altar: Levítico 6: 13.
  5. El incienso que había de ofrecerse mañana y tarde: Exodo 30: 7-8.
  6. El continuo ministerio sacerdotal de Cristo en el santuario celestial: Hebreos 7: 25; 1 Juan 2: 1.

El ejecutar la abominación asoladora y cesar el continuo es simplemente un ataque y suplantación del ministerio sacerdotal de Jesús y de las funciones que allí se ejercen en el Santuario Celestial al igual que un ataque a la Ley que se encuentra en el Arca del pacto, en el lugar santísimo. Es una asolación que traerá ruina y muerte, así como sucedió con Jerusalén en el año 70 d.C.

Puede interesarle ver “Mateo 24 y Las Señales del Fin / La Abominación Asoladora”

Ejemplo de este ataque

Como ejemplo vemos la sustitución de Cristo como cabeza de la iglesia por la autoridad de una cabeza humana, el Papa. La sustitución del acceso directo a Cristo para todos los creyentes reemplazado por una jerarquía sacerdotal. La sustitución de la salvación por la fe en Cristo por un sistema de salvación mediante obras ordenadas por hombres. El cambio de la obra mediadora de Cristo como nuestro gran sumo sacerdote en las cortes celestiales por el confesionario y el sacrificio de la misa y finalmente, la sustitución del día de reposo, el sábado, escrito en las tablas de la Ley, por el día falso de reposo humano, el domingo, de plena imposición papal.

Este sistema terrenal ha desviado completamente la atención de los hombres a Cristo y así les ha impedido recibir los beneficios de su ministerio.

Cumplimiento final

La Roma papa ocupará en el último tiempo el lugar de la Roma imperial, acontecimiento que también se describe en 2 Tesalonicenses 2: 7 y Apocalipsis 13: 2. La abominación asoladora tendrá su máximo cumplimiento cuando Roma imponga un falso día de reposo obligatorio para toda la humanidad. La imposición del día domingo como día de adoración cristiano, será la señal que indicará el cumplimiento de esta extraordinaria profecía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *