No estamos bajo la ley sino bajo la gracia

La gracia de Dios“El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia”.  Romanos 6:14. Debemos entender que los textos de Pablo en ocasiones necesitan ser revisados con reflexión para no ser mal interpretados.

Cuando Pablo dice que no estamos bajo la Ley, no se refiere en primer lugar a una ley en particular, sino a ley como un principio general. Podemos empezar a entender que los cristianos no están bajo ley como un camino de salvación, sino bajo gracia; la gracia es el camino para la salvación. Entendemos por “Gracia”, la vida, muerte y resurrección de Cristo por medio de la cual se ofrecen gratuitamente los dones del cielo.

La ley no puede salvar a un pecador, ni puede poner fin al pecado o a su dominio. Dice Romanos 3:20 Por tanto, por las obras de la ley ninguna carne será justificada delante de Él; pues por la ley es el conocimiento del pecado.  ¿Cuál es la función de la ley? Revelar el pecado.

La ley no puede perdonar los pecados ni suministra poder alguno para vencerlos

Ahora tenemos en Romanos 5:20 Y la ley entró para que el pecado abundase; pero cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia. Debe quedar claro que la ley no puede perdonar los pecados ni suministra poder alguno para vencerlos.

El problema de los tiempos apostólicos con el fariseísmo o un cristianismo que buscaba ganar favores solo por normas, es el mismo de hace un siglo y quizás de hoy…está en perder de vista la función de la gracia y de la ley.

El pecador que procura salvarse por la ley sólo encontrará condenación y estará más fuertemente atado a su pecado porque si piensa que puede salvarse a sí mismo por sus propias obras, no habrá ninguna barrera eficaz contra el pecado.

Vamos a poner un ejemplo con leyes humanas para llegar a una sencilla explicación de la función de la ley y de la gracia. El más fácil puede ser el del semáforo en rojo. ¿Para qué existen los semáforos? Para organizar el tráfico. Puede suceder que si conduciendo desobedezco y me paso un semáforo en rojo, ocurra un accidente. ¿Qué hace el Estado para hacer que los ciudadanos respeten y obedezcan? Coloca leyes porque desde la caída del hombre en el Edén, el ser humano se volvió reacio a hacer lo correcto de una forma natural. Es una lucha espiritual.

¡Cuidado, está prohibido hacerlo!

Ahora, yo no tengo problema con el semáforo en rojo porque no me lo paso, pero si por alguna circunstancia me veo tentado a ello sea por el afán, la impaciencia o lo que sea, aparece la ley y me dice “cuidado, está prohibido hacerlo” o “te lo pasaste, tu multa es de $$$”. Cuando uno maneja no está pensando en el artículo de la ley de tránsito; uno sabe que la ley existe, pero no piensa en ella por el simple hecho que no se quiere cometer la infracción. La ley no ha dejado de existir. Empieza a ejercer su control sobre una parte de mi vida cuando la quebranto; si no la quebranto ni pienso en ella.

Es como cuando se miente o se roba. El Espíritu nos dice que algo hicimos mal, pero si no mentimos o no robamos no estamos pensando en el Mandamiento que dice “No robarás”. Volviendo al ejemplo, si no transgredo la ley del semáforo en rojo, tampoco voy a recibir un diploma por ser un excelente ciudadano. La ley no me premia, me protege o me señala mi error.

Así es con la Ley de Dios. No está allí para decirme si soy bueno o si merezco el cielo…está para mostrarme el pecado y llevarme al que puede solucionar el problema del pecado.

Si somos guiados por el Espíritu, no estamos bajo la ley

Existe un versículo de Pablo que nos ayuda a enlazar el ejemplo anterior con texto inicial de Romanos:

Gálatas 5:18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Podemos decir que no estamos bajo la penalidad de la Ley si la obedecemos guiados por el Espíritu Santo. ¿Por qué? La ley no nos puede señalar si no hemos pecado. Porque no estamos mirando la Ley, sino que como en el caso de la conducción y el semáforo, para nosotros debe ser algo natural guardarla. El problema que es pecamos y allí comienza cada Mandamiento a señalarnos. ¿Y por qué pecamos? Porque el ser humano lucha entre pecar y obedecer.

Gálatas 5:22-23 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. ¿Contra esto se puede enseñorear la Ley? Claro que no. ¿Contra qué se enseñorea? Gálatas 5:19-21 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Pablo en ningún momento ha dicho que la Ley está abolida. Solo coloca en su debido lugar la Ley y la Gracia porque existe el problema en el pueblo de Dios de llevar todo a los extremos y de querer que sea solo gracia o solo obras.

La provisión hecha para la salvación del hombre a través de la justicia imputada en Cristo no elimina la Ley ni disminuye sus exigencias. La Ley es el estándar de justicia. Mucha gente lucha guardando los Mandamientos de Dios y sabe que no puede hacerlo por su propia cuenta. No podemos guardar Su Ley con nuestras propias fuerzas. ¡No con nuestra propia capacidad! La muerte de Cristo en la cruz ocurrió por una razón: El Creador es misericordioso y sabía desde un principio que después de la caída no seríamos capaces de guardar Su Ley con nuestra propia capacidad. Sabía que todos seríamos condenados a morir si no se hubiese hecho provisión para aquellos que amaba.

Por esto es que de manera inmediata Pablo declara en Romanos 6:15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, si no bajo la gracia? En ninguna manera.

La carta a los Romanos se entiende mejor cuando entendemos la posición de la Ley y la Gracia, cuando entendemos que la Ley no se abolió, cuando entendemos que si pudiera abolirse Cristo no habría tenido que morir para pagar la deuda que tenía la primera pareja y cuando entendemos que Cristo dijo “no he venido para invalidar sino para cumplir” (Mateo 5:17).

A Pablo le tocó trabajar mucho para derribar todo lo que se había formado en su momento, es a saber, pretender ganarse el cielo por obras cumpliendo la Ley. De ahí derivan versículos como “El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia”.  Es decir, debemos poner los ojos en la gracia para la salvación personal y no en las obras de la ley. La Ley nos muestra el pecado. Las dos expresiones -“bajo la ley” y “bajo la gracia”- son mejor consideradas como el esfuerzo de Pablo de dilucidar el significado de la ley y la gracia.

Conclusiones sobre Romanos 6:14: “El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia”.

-Podemos empezar a entender que los cristianos no están bajo ley como un camino de salvación, sino bajo la gracia.

-La ley se activa cuando la infringimos. Existe, pero no nos señala mientras no pequemos.

-Si pretendemos ganar el cielo venciendo al pecado, es decir, por obras, tarde o temprano pecaremos y la Ley se pondrá encima de nosotros…quedaremos bajo el peso de la Ley, la Ley se activará y estaremos bajo ella.

-“Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley”. ¿Por qué? Porque obedecemos, no pecamos y así la ley no nos puede señalar como pecadores.

-No se puede decir “no estoy bajo la Ley sino bajo la gracia” y sin embargo infringir la Ley: robar, matar, mentir. Aquí la Ley ya se activó.

-La gracia y la Ley deben ir de la mano. Si las obras de la Ley no fueran válidas ante el cielo, entonces los versículos Apocalipsis 12:17Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios (Ley) y tienen el testimonio de Jesucristo (vida en fe, gracia, oración, dependencia del Padre)”, y Apocalipsis 14:12Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”, no tendrían sentido en nuestra vida cristiana.

¡Yo estoy bajo la gracia. Cumplo la Ley para no estar bajo la Ley!

Compártelo en redes:

16 comentarios en “No estamos bajo la ley sino bajo la gracia

  1. Ivonne

    Excelente estudio…Gracias al Padre por haber quitado las escamas de mis ojos. No lo merezco, pero ha sido su regalo. La caída de mi orgullo fue derribado de manera personal y profesional, y esa fue la puerta para quitar etiquetas de mi cabeza y sentarme literalmente a estudiar su Palabra, algo que nunca hice en mas de 20 años, habiendo nacido en un hogar creyente en Dios; inclusive yo diciendo que creía en El y que tenia una relación con El. No tenia ni idea de lo que ers tener una relación con él.

    Desde el fondo de mi corazón a todos los creyentes que insisten en llamar a la Ley De Dios ley mosaica, y que insisten en que la ley de DIOS fue clavada en la cruz, los invito a sentarse y estudiar la Ley.
    No podemos seguir tirando versículos fuera de contexto cultural, lingüístico, geográfico, social, etc…para por orgullo insistir en que tenemos la razón; cuando no nos hemos ni siquiera inmutado en estudiarla.

    EL dia que yo lo hice me di cuenta de lo HERMOSO que es el DIos al que yo pensaba que conocía. Por muchos años estuve con la idea del “Dios del AT” vs el “DIos del NT”. Bomba para mi: El es el mismo ayer hoy y por los siglos, no hay un Dios antes y un Dios después. Y su ley lo refleja. Comparar su ley, por poner solo un ejemplo, con el Código de Hamurabi, te vuela la cabeza porque te das cuenta de la JUSTICIA y BONDAD De Dios.

    Les dejo una pregunta a los creyentes que hablan en contra de la Ley De Dios:
    Es mentalmente cuerdo que un pueblo hay sido castigado por desobedecer su Ley, pero ya después la Ley no iba a ser necesaria?
    Es mentalmente cuerdo que El nos dice en Deuteronomio que su ley no esta ni tan alto ni tan profundo, sino en nuestro labio y en nuestro corazón para que no tengamos excusa, y ahora resulta ser que es un yugo difícil de llevar?
    Que clase De Dios tendríamos? Uno loco? Mentiroso? Inestable emocionalmente? Pensemos antes de hablar y repetir frases heredadas, realmente sentémonos a escudriñar Su Palabra con la actitud correcta, y solo entonces EL abrirá nuestro entendimiento.

    EL NT no es nuevo, es la confirmación del AT. Pero no nos damos cuenta, sino leemos el AT. Todo lo que hablo Jesus, fue AT. Todo lo que hablaron los apóstoles ers AT. Cuando ellos le dicen a los creyentes que estudien las escrituras, y el NT no existía, a que Escrituras se refería?

    Por favor no sigamos deshonrando el Nombre del Rey de Reyes…..seguimos siendo el pueblo duro de cerviz que el Padre anuncio desde la antigüedad 🙁

    Somos unos fariseos modernos, no somos nada diferentes, ponemos los dogmas de Lutero Calviño o los demás “padres De la Iglesia” por encima de la Palabara del Todopoderoso. Pensamos que porque alguien fue a un instituto bíblico lo sabe todo y hay que hacerle caso ciegamente. Dejemos de cometer el mismo error. Búsquelo TODO, no crea nada si por así. Eso fue lo que yo hice en TODOS los aspectos de mi vida.

    Gracias por el camino de la Salvacion a través de nuestro Mesias, y gracias por Tu Ley que es perfecta y mas dulce que la miel, viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Ivonne, gracias por el tiempo que has dedicado para compartir con nosotros toda tu experiencia. El anhelo es el mismo, que todos “escudriñemos” y busquemos el tesoro que se encuentra en la Palabra de Dios. Es la única manera de conocer, entender y prepararnos para lo que el Señor quiere que vivamos. Que su Santo Espíritu te/nos siga guiando a toda verdad!

      Responder
  2. Felix

    Hola, cuando se habla de Ley, se habla a una seria de normas y preceptos dados a Moisés.. notese que era para un pueblo ( judios)

    Para el Cristiano Arranca allí en la última Cena promesas del Cristo (El Mesias) este el Nuevo Pacto. MATEO 26 : 28
    Viejo Pacto. Éxodo 24:6-8 dado a Moisés
    La ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, Gál. 3:19–24
    Estad firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, Gál. 5:1
    Lamentablemente en las iglesias enseñamos los dos pactos, no será que se refiere precisamente apocalipsis 3:16 donde dice tibios alas personas que no se decidieron en ninguno de los dos pactos? .MATEO 5:17. No he venido abolir la Ley y los profetas sino a cumplir.. cumplir que ? R/ Ley judía, luego hizo todo lo que la ley no permitía…. solo El puede cambiar cualquier ley espiritual o física, pues la creo todas,
    No abolió la Ley porque la dio, el que quiera ser juzgado por la ley mosaica lamentablemente no se salva, ( a menos que la cumpla toda)o juzgado por la Gracia ( Nuevo pacto).

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Felix, gracias por compartirnos tu punto de vista. El artículo nos lleva a asegurarnos que la Ley no salva; este no es su fin. La Ley nos muestra el pecado y nos lleva a Jesús como salvador (esta es la gracia o proceso de JUSTIFICACIÓN). Luego de esto tenemos que entrar en un proceso de conversión, SANTIFICACIÓN, en el que la Ley está para mostrarnos si seguimos pecando. La Ley no fue dada solo para los judíos (la tribu de Judá) sino que escrita fue entregada por Moisés a las doce tribus al salir de Egipto. Tampoco podríamos hablar que pertenece solo al Antiguo Testamento porque Juan escribió en Apocalipsis 22:15 sobre los que pecan y quedarán por fuera del cielo (para señalar su pecado debe estar vigente la Ley), y Pablo en Romanos 3:31 escribió: Entonces, ¿anulamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Al contrario, confirmamos la ley.
      Gracias por compartir con nosotros!

      Responder
  3. Gloria martinez

    Me gustó mucho esta enseñanza me gusta estudiar al biblia y siempre que leo mateo 5 :17 y sobre lo que pablo escribió en estar bajo la gracia me confundía un poco xk jesus dejo claro que no habia venido a abrogar la ley y al leer muy bien mateo 5:17 asta 5:49 jesus explica de manera muy clara cuales leyes y lo que ya seria bajo la gracia que tiende mas aser en nuestro corazón porque los judios seguian la ley unos y otros hacian lo contrario es como el religioso se cree salvo pero se condena asi mismo por su petulancia señalan lo malo pero no tienen los frutos del espiritu santo entiendo que al seguir a nuestro señor Jesucristo reconocer su sacrificio de amor llenarnos de su santo espiritu nos ayuda ah respetar sus mandamientos solemos equivocarnos como seres humanos pero tenemos ya un sumo sacerdote en el cielo que aboga por nosotros cada dia y eso es lo mejor que podemos arrepentirnos y no seguir practicando los mismos errores

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Gloria, gracias por tu comentario! Así es, estos frutos se dan cuando seguimos a Jesús, por eso está escrito en Juan 15:5 lo que Él dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”. Así que si le amamos le obedecemos, y si le obedecemos es porque queremos dar frutos para Él. Pretender cumplir la Ley si Cristo no está en el corazón, no es más que legalismo vacío que tarde o temprano rechazará el amor de Dios.

      Responder
  4. Mario

    La ley Mosaica ya no existe. Y los gentiles nunca estuvimos ni estamos bajo la ley al contrario la ley nos excluia del pacto y las promesas. La ley que opera hoy es la escrita en nuestros corazones. No se puede mezclar la ley y la gracia es religiosidad no se puede agradar a Dios por la ley solo se puede por la fe. Este tipo de doctrina que incluye la ley solo produce condenación . La santidad es algo imputado por Dios a los cristianos s través de Cristo. No es algo que te ganas por obras esto es por fe no por obras . El conocimiento del pecado ahora es a través de tu conciencia. Cuidado con la culpa es contraria a la fe. Hoy hay muchos que lo que venden es culpa. “Ninguna condenación para los que estamos en Cristo.

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Mario, gracias por tus aportes. Permítenos igual aclarar algunas cosas sobre lo que has escrito:

      “La ley Mosaica ya no existe”. La Ley es de Dios. Por eso hoy como ayer, matar, robar, adulterar, idolatría, etc (Exódo 20) sigue siendo un quebrantamiento a la Ley. La Ley existe…si no existiera no habría cómo señalar el delito o pecado.

      “No se puede mezclar la ley y la gracia”. La Ley y la gracia deben ir de la mano, y por ambas en conjunto se agrada a Dios, no por la acción de una sola. Somos justificados por la fe (recibimos gracia por fe). La Ley está dada para mostrar el pecado, no para salvar. La Ley al mostrarnos el pecado, nos lleva a Aquel por medio del cual podemos recibir perdón. Recuerda lo que dijo Jesús, “si me amas, guarda mis mandamientos” (Juan 14:15). ¿Cuáles mandamientos? Éxodo 20, resumidos en Mateo 22:37-40.

      “La santidad es algo imputado por Dios”. La justificación es imputada (ser justos ante Dios solo por aceptar a Cristo como Salvador). La santidad es impartida (para aquellos que quieran transformar sus vidas y hacer la voluntad de Dios). Ninguna persona es santificada sin que haga un esfuerzo diario y personal de cambio a favor del Señor.

      “El conocimiento del pecado ahora es a través de tu conciencia”. El ejemplo del artículo es sencillo y nos sirve para esta parte del comentario. Si mi conciencia me dice que no pasa nada por pasarme un semáforo en rojo, nadie puede acusarme porque este es el dictado de mi conciencia. Pero, si hay algo escrito de conocimiento unificado, se sabrá que no importa lo que piense cada ser humano, su comportamiento será juzgado por el conocimiento que tenga sobre la ley. Si yo sé que está escrito “no cometas adulterio” (Éxodo 20:14) pero mi conciencia me dice que una relación sexual fuera de mi matrimonio no está mal, ¿por ello quedo excluido de la Ley? Lo que nuestra conciencia nos dice debe estar ligado a la norma escrita de Dios, su Ley (Éxodo 20).

      Finalmente queremos exponer que la Ley está dada para mostrar el pecado, no para salvar. Cristo salva y quien acude a Él para perdón de sus pecados es justificado y vive para no pecar más…si la Ley hubiera sido abolida, no habría nada que nos muestre el pecado.

      Responder
  5. Juank

    Amigo o Hermano Eliseo
    La Ley De Dios … refleja Su carácter
    Dios es eterno y Su Ley por consiguiente es eterna
    El primero que se reveló en contra de Su Ley fue lucifer en el Cielo .. pecó contra Dios .. el pecado es transgresión de La Ley es ir en contra del Carácter De Dios en contra de Sus principios … y la paga del pecado es la muerte
    Entonces lucifer pecó e hizo pecar millones de ángeles que fueron desterrados del Cielo … así el adversario lucifer o satanaz introdujo el pecado al mundo engañando a Eva y todos pecamos dice la Palabra
    Por la Ley De Dios “ los 10 mandamientos “ seremos juzgados y seremos hallados justos Aquellos que nos entreguemos a Jesús quien murió por nosotros y pagó el precio “ la paga del pecado es muerte “ por nosotros para que vivamos eternamente con EL que por Amor se entregó para darnos la salvación
    JUAN 3:16 … “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

    Eliseo .. espero estás palabras a modo de explicación te sirvan y si aún no te has entregado a Jesús lo hagas prontamente
    Dios te bendiga y a todos tus seres queridos
    Amén Amén Amén

    Un servidor .. Juan Carlos Sánchez

    Responder
  6. JOSE

    Buenas noches HMNOS he leído vuestros comentarios sobre Romanos 6:14 . A veces damos apreciaciones u opiniones sobre LA PALABRA, me incluyo yo mismo, Pero la ESCRITURA dice: “si vosotros permaneciereis en mi PALABRA seréis verdaderamente mis discípulos y conocereis la VERDAD y la VERDAD OS hará LIBRES” sigamos esta regla y veremos los resultados.abundantemente

    Responder
  7. Orlando

    Te quedas muy corto frente al entendimiento de la gracia.
    Si fuera así cristo hubiera sido tan obediente a los sacerdotes y al imperio romano que nunca lo hubieran crucificado.
    La Gracia es un regalo inmerecido , para aquel que se ha abandonado en el hijo de Dios, nuestro señor Jesucristo.

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Que así sea Jennys, y que el Señor te dé en abundancia sabiduría también para que sigas creciendo en su conocimiento!

      Responder
  8. Contacto Cerca Está Autor

    Hola Eliseo, gracias por escribirnos. Vamos a dejarte un enlace donde puedes leer y aprender más sobre la función de la Ley. Por lo pronto debemos dejar en claro que la ley no está hecha para salvar sino para llevarnos al que puede salvar, es decir, Cristo…esto es igual a la “gracia”. Entonces la ley y la gracia van de la mano. No podremos entrar en el cielo solo declarando que Cristo es nuestro Salvador sin cumplir los requerimientos de la Ley. Por eso Él mismo lo dijo “si me amáis, guardad mis mandamientos”. Tampoco podremos entrar en el cielo guardando solo la Ley y desconociendo que Cristo es el camino, la verdad y la vida. No dudes en escribirnos si tienes más dudas. Aquí va el enlace:
    https://www.cercaesta.com/los-mandamientos-de-la-ley-de-dios-en-la-biblia-para-que-es-la-ley

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.