Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen

Honra a tu padre y a tu madre

El mandato “Honra a tu padre y a tu madre” que encontramos en el relato del libro del Éxodo capítulo 20, nos muestra la integridad de la Ley de Dios. Habiendo abarcado los cuatro primeros mandamientos en la primera tabla de la Ley —nuestros deberes para con Dios—, se nos describe lo que hay en la segunda tabla: nuestros deberes para con nuestro prójimo. En este punto vemos que los padres son para sus hijos como los representantes de Dios y es lógico que nuestro primer deber se refiriera a ellos. Sigue leyendo

El libro de la vida, el libro de memoria y el libro de los pecados

El libro de la vida

En los libros del cielo—el libro de la vida, el libro de memoria y el libro de los pecados— frente a cada nombre de todo ser humano, está anotada con exactitud toda buena o mala palabra pronunciada, todo acto egoísta y también el hecho con amor, todo deber realizado y el incumplido, y todo pecado secreto junto con todo disimulo astuto. También las reconvenciones divinas escuchadas y las despreciadas, los momentos malgastados, las oportunidades aprovechadas, la influencia ejercida para bien o para mal… ¡todo es anotado!

La reunión de estos elementos determinará si podremos obtener la recompensa que se dará al vencedor del conflicto en el que estamos sumergidos. Hay un cielo que está delante de nosotros, una corona de vida que ganar, pero el que lo gane debe entrar revestido del manto de justicia de Cristo. Revisemos así lo que tiene que decirnos la Biblia respecto a los libros de la vida, el de memoria y el de pecado. Sigue leyendo

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolaciónAl hablar de “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación”, pequeño pasaje incluido en el Sermón del Monte (Mateo capítulos 5 al 7), debemos remitirnos al inicio del ministerio de Jesús en Galilea. Cristo realizó su obra allí durante algunos meses antes de predicar este sermón. El mensaje que había proclamado por toda esa región, “El reino de los cielos se ha acercado”, había llamado la atención de todas las clases y dado aún mayor impulso a sus esperanzas ambiciosas. La fama del nuevo Maestro había superado los confines de Palestina y a pesar de la actitud asumida por la jerarquía, se había difundido mucho el sentimiento de que tal vez fuera el Libertador que habían esperado. Grandes multitudes seguían los pasos de Jesús y el entusiasmo popular era grande. Sigue leyendo

El dragón, la bestia y el falso profeta

falso profetaApocalipsis 16:13-14 Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

Como se describe en Apocalipsis, en los últimos días se librará una gran guerra física y espiritual en la que estarán unidos, en oposición al pueblo de Dios, todos los poderes corruptos que se han apartado de la lealtad a la ley de Dios. Estos, aunque declaran ser seguidores del Cordero de Dios, se llenan del espíritu del dragón (Satanás según Apocalipsis 12:9), profesan ser mansos y humildes, pero hablan y legislan con un espíritu malvado, demostrando con sus actos que son todo lo contrario de lo que afirman ser.

La Biblia nos describe los tres poderes que se levantarán contra el pueblo de Dios en el último tiempo: El dragón, la bestia que sube del mar (Apocalipsis 13:1) y la bestia que sube de la tierra (Apocalipsis 13:11). Este último protagonista trabaja para que la bestia que surge del mar tenga todo poder y el dominio sobre la Tierra (Apocalipsis 13:15-17). Los mismos tres participantes volvemos a encontrarlos en Apocalipsis 16:13 como el dragón, la bestia (la que sube del mar) y el falso profeta (la bestia que surge de la tierra). Sigue leyendo