Archivo de la etiqueta: 10 Mandamientos

La gracia de Dios dada a los hombres

La gracia de Dios dada a los hombres

Desde que Adán y Eva pecaron, la gracia ha cobijado a la raza humana. Pero ¿qué es la gracia de Dios dada a los hombres? La gracia es lo que se nos da gratuitamente para que podamos ser salvos por medio de uno que ya murió en nuestro lugar. En Romanos 6:23 se escribe “Porque la paga del pecado es muerte; mas la gracia de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro”

Estamos bajo la gracia, siempre ha sido así. Por eso es que Adán y Eva también por fe, sacrificando corderos, aceptaron a Jesús, el que habría de venir después como sustituto de la muerte que les correspondía a ellos. ¡Por eso es que ellos fueron salvos por gracia!

Puede leer el complemente sobre “el pecado” y por qué Adán y Eva debían morir

Algunos creen los personajes del Antiguo Testamento, los “Campeones de la Fe”, guardaban la Ley pretendiendo con esto alcanzar la salvación (un error muy cometido por el pueblo en la época de Jesús). Pero estos que así mal interpretan, ignoran pasajes como el de Gálatas 3:6 “Así también, Abraham creyó a Dios, y Dios le tuvo esto en cuenta y lo reconoció como justo”. La Biblia es clara: la obediencia de Abraham no fue la base para ser justificado sino su fe. No hizo las cosas para ser justificado; las hizo porque él ya había sido justificado. La justificación conduce a la obediencia, y no al revés. Es la fe y no las obras lo que permite acceder al perdón y a la justicia de Dios.

Sigue leyendo

¿Realmente Dios existe?

Dios existe

Para determinar si Dios existe, hay que dejar claro que la inteligencia humana en nada se parece a la sabiduría divina, y como lo diría Salomón “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová”, Salmos 111:10.

Tenemos dos opciones para creer en cómo apareció lo que vemos. A ningún ser humano le consta que Dios haya sido el creador de todo. De hecho, el relato bíblico nos cuenta en Génesis 1 que la primera pareja tuvo vida en el sexto día cuando toda la creación se había realizado. ¿Pudieron Adán y Eva ver a Dios creando todo? ¡No! ¿Tuvieron que aceptar a Dios como su creador por fe? ¡Si! Por otro lado, ¿le consta a algún ser humano que el big bang realmente sucedió? No.  ¿Se debe aceptar esto por fe? Tanto lo uno como lo otro se acepta por fe. Si le crees más a los hombres que a Dios, entonces que así sea.

Proceso creativo o evolutivo

Somos el resultado de la creación salida de las manos de un Ser Supremo que se interesa en sus criaturas o somos el resultado casual de un proceso de evolución. No hay más caminos.

 La “ley de promedios” nos ayuda para colocar un ejemplo: tres cubos numerados 1, 2 y 3 se ponen en una caja. Existen 6 combinaciones posibles para que estos cubos salgan en diferente orden. Para que primero salga el cubo 1, luego el 2 y luego el 3, disponemos de solo una posibilidad en 6. Ahora, si ponemos dos cubos más en la caja con los números 4 y 5, disponemos de solo una posibilidad en cada 120 intentos para que los cubos salgan en el orden 1, 2, 3, 4 y 5. Y si duplicamos los cubos a 10, la probabilidad de sacarlos en orden es de una en 3.500.000. Si duplicamos estos cubos a 20 unidades, hablando en términos de tiempo, la posibilidad de sacar los dados en orden sería de 1 cada 77.000 millones de años al ritmo de un intento cada segundo.

¿Y para qué esta explicación? Si comparamos este juego sencillo de números vemos lo que se necesita para llegar a la complejidad de las más sencillas partículas existentes en la creación. Por ejemplo, la probabilidad para que al azar se forme una molécula de proteína compuesta de 2.000 átomos es de 10321 (una vez cada 1000000000000000000000000000000000000000000000… veces). Nada en nuestro universo es hecho al azar, todo corresponde a un diseño muy creativo.

¿Cómo explicar toda la creación por medio del proceso de la evolución si se necesitan tantas probabilidades para crear solo una molécula de las millones que existen?

¿Creemos que lo que existe es producto del azar?

Si pensamos que en un salón vacío y oscuro introducimos cuatro llantas, un motor, una caja de cambios, unos amortiguadores, unas cuantas sillas, sistema de refrigeración, aceite y esperamos unos miles de millones de años a que aparezca un Ferrari de manera evolucionista, creo que estamos saltándonos el concepto de que todo gran diseño sale de las manos de un gran diseñador. En contraposición podemos ver cómo el súper complejo sistema llamado cuerpo humano da evidencias por doquier de que solo proviene de las manos de un Súper Diseñador. Así podemos empezar a creer que Dios existe.

Detengámonos en el cuerpo humano enfocándonos solo en una de sus partes. Hablemos solo de la piel. Este órgano que visto con el microscopio parece un conjunto de tejas sobrepuestas, hace que el cuerpo sea impermeable. Impide que la preciada agua escape y que las sustancias químicas entren. En las mujeres embarazadas puede estirarse a dos veces su tamaño. Una de sus funciones vitales es la de mantener el cuerpo frío para evitar el daño de los órganos internos. ¡Toda una pieza de la ingeniería de la creación!

El registro semanal de 7 días. ¡Dios existe!

El único registro cultural válido de por qué la semana se compone de 7 días, se debe a la tradición hebrea que se basa en la creación realizada por Dios ya que Él dispuso el sábado para beneficio del hombre: “También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo”, Marcos 2:27.

La especificación del concepto de semana no tiene ningún soporte científico como si lo puede tener el concepto de día, mes o año (tiempo de rotación y traslación de la Tierra y la Luna). El tiempo semanal de 7 días se ha conservado invariable por medio de esta cultura hebrea para resaltar que el Creador de todo es Dios, para enseñarnos que Dios existe: “Porque en seis días hizo Jehová el cielo y la tierra, y el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día sábado y lo santificó”, Éxodo 20:11.

Leyes universales

Todo el universo se rige por leyes innegables de perfección y estabilidad, desde la Ley de la Gravedad hasta la Los 10 Mandamientos de Dios. Si dejo de creer en Dios creador y creo al hombre evolucionista, entonces la vida empieza a tener poco significado.  El evolucionismo intenta demostrar cómo empezaron las cosas y solo da para el final un hoyo oscuro en la tierra producto del resultado de la lucha por la supervivencia del más fuerte.

Prefiero pensar en un Dios amante, poderoso y omnisapiente quien a penas me creó “tiró el molde” porque gracias a Él soy único e irrepetible y por eso mi vida tiene sentido. Él se preocupa por mí y me tiene morada preparada en el cielo. La creación nos conecta a Dios afirmando nuestra estima y estableciendo lazos de unión entre toda la humanidad.

Por más feo que sea, estoy seguro que no me parezco ni pienso como el más hábil de los simios. No provengo de la ley del simio, provengo del amor de Dios. Si quieres justificarte pensando que perteneces a la familia de los monos, yo me justifico pensando que vengo de la familia de Dios. Y si en lo que vemos hoy en día podemos contemplar aún la belleza humana luego de la ruina que han traído 6.000 años de pecado, no me alcanzo a imaginar la belleza de Adán y Eva en el huerto de Edén. Por eso creo que Dios existe.

Puede interesarle seguir: Versículos para cada día Cerca Está

Suicidio

suicidio

Querido(a) amigo(a) lector. Ten presente que puedes leer algunas citas bíblicas con tan solo pasar el mouse por encima de  cada palabra resaltada en negrilla.


Muchas personas se cuestionan sobre si cometer suicidio es sinónimo de condenación o de pecado. Toda forma de quitarse la vida es suicidio pero las diferentes circunstancias nos obligan a ponerle sentido común a los acontecimientos como por ejemplo si el que da la vida por otro en un campo de batalla es un suicida.

El sexto Mandamiento de la Ley de Dios advierte directamente contra el suicidio y el homicidio.  Dios requiere del hombre que se quita la vida tanto como del que quita la vida de su prójimo, que rindan cuenta de sus actos.  El mandamiento “No matarás” es tan amplio en sus alcances que prohíbe toda forma de acortar o quitar la vida.  El hombre no puede crear la vida y por lo tanto no tiene derecho a quitarla, a menos que se le pida que lo haga por orden divina.  Nadie que esté en posesión de sus facultades mentales y morales, y que por lo tanto sea responsable de sus actos, puede escapar del castigo de Dios, ni aun el hombre que vuelve su mano contra sí mismo.

Sigue leyendo

¿Qué se puede hacer en sábado?

hacer en sábado

Hablemos sobre lo que deberíamos hacer y lo que deberíamos dejar de hacer en sábado. Tengamos tener presente que en el sábado podemos hacer cinco cosas. No se trata de hacerlas todas sin faltar cada sábado sino de tenerlas en cuenta porque nos ayudan a disfrutar de este día. Sigue leyendo