3 versículos para pedir la ayuda de Dios

versículos para ayuda de Dios

Versículos para pedir la ayuda de Dios:

Salmos 50: 15   Invoca Mi nombre en el día de la angustia; Yo te libraré, y tú Me honrarás.

Salmos 121: 1-4 Levantaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda viene del SEÑOR, Que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; No se adormecerá el que te guarda.  Jamás se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel.

Jeremías 33:3 Clama a Mí, y Yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.

Oremos y creamos en los versículos para pedir ayuda

Dios no dice: Pedid una vez y recibiréis. Él nos ordena que pidamos. Persistamos incansablemente en la oración. El pedir con persistencia hace más ferviente la actitud del postulante, y le imparte un deseo mayor de recibir las cosas que pide. Cristo le dijo a Marta junto a la tumba de Lázaro: “Si creyeres, verás la gloria de Dios”. Juan 11:40.

Pero muchos no tienen una fe viva. Esta es la razón por la cual no ven más del poder de Dios. Su debilidad es el resultado de su incredulidad. Tienen más fe en su propio obrar que en el obrar de Dios en favor de ellos. Ellos se encargan de cuidarse a sí mismos. Hacen planes y proyectos, pero oran poco, y tienen poca confianza verdadera en Dios. Piensan que tienen fe, pero es solo el impulso del momento. Dejan de comprender su propia necesidad, y lo dispuesto que está Dios a dar; no perseveran en mantener sus pedidos ante el Señor.

Nuestras oraciones han de ser tan fervorosas y persistentes como lo fue la del amigo necesitado que pidió pan a media noche. Cuanto más fervorosa y constantemente oremos, tanto más íntima será nuestra unión espiritual con Cristo. Recibiremos bendiciones acrecentadas, porque tenemos una fe acrecentada. Nuestra parte consiste en orar y creer. Velemos en oración. Velemos y cooperemos con el Dios que oye la oración. Recordemos que “somos colaboradores de Dios”. 1 Corintios 3:9.

Hablemos y obremos de acuerdo con vuestras oraciones. Significará para nosotros una infinita diferencia el que la prueba demuestre que vuestra fe es genuina, o revele que nuestras oraciones son solo una forma.

¡Esperamos disfrutes de estos versículos para pedir la ayuda de Dios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *