Existe un Santuario Celestial?

santuario celestial

Muchas personas se cuestionan sobre si en verdad existe un Santuario celestial donde habita Dios y donde Jesús trabaja como sacerdote intercediendo por su pueblo. ¿Será real ese lugar donde Él habita como Sumo Pontífice (puente) entre el cielo y la tierra? ¿Es solo un símbolo para decir que Jesús está ayudándonos sentado a la derecha del Padre?

Para empezar a entender el concepto de Santuario es necesario referirnos a sus primeras alusiones bíblicas empezando en Éxodo capítulo 25 donde el Señor llama a Moisés para que le construya ese lugar con todos sus utensilios internos. En el versículo 40 dice “y pon tu atención en hacerlos iguales a los modelos que se te mostraron en el monte”. Aquí tenemos un “modelo” como cuando a un niño en el colegio le enseñan a dibujar el número 1; ese uno a realizar es copia de un número 1 real, es decir, tenemos un patrón y lo único que se debe hacer es reproducir la copia.

¿Para qué un santuario?

Esto fue lo que sucedió con el santuario terrenal. Por eso la carta a los Hebreos, capítulo 8:1 y 2 dice refiriéndose a Jesús: “Lo más importante de lo que estamos diciendo es que nuestro Sumo Sacerdote es de tal naturaleza que se ha sentado en el cielo, a la derecha del trono de Dios, y oficia como sacerdote en el verdadero santuario, el que fue hecho por el Señor y no por los hombres”. Mejor aún, el versículo 5 dice “Pero estos sacerdotes prestan su servicio por medio de cosas que no son más que copias y sombras de lo que hay en el cielo. Y sabemos que son copias porque, cuando Moisés iba a construir el santuario, Dios le dijo: “Pon atención y hazlo todo según el modelo que te mostré en el monte”.

¿Y para qué un santuario?

La Biblia misma explica la función del santuario celestial y el terrenal:

Éxodo 15:17 “Oh, Señor, llévanos a vivir a tu santo monte, al lugar que escogiste para vivir, al santuario que afirmaste con tus manos”.

Éxodo 25:8 “y háganme un santuario para que yo habite entre ellos”.

1 Reyes 8:13 “pero yo te he edificado una casa por morada, un sitio en el que tú habites para siempre”.

Estos pasajes nos afirman algo: el santuario terrenal fue el lugar que Dios designó para habitar en medio de su pueblo, allí hablaba con su pueblo, allí se manifestaba su gloria. Tratemos de entender lo inexplicable; un edificio no puede contener a Dios, el que está por encima de los mundos, de los cielos, del universo entero. De alguna forma que escapa a la comprensión humana podía (puede aún) adentrarse en un espacio limitado, así como Jesús, Dios, pudo condensar toda su existencia al ser un bebé que nació en un pesebre en Belén. Por eso es que Salomón dijo “Pero ¿es verdad que Dios habitará sobre la tierra? Si los cielos, y los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta Casa que yo he edificado? (1 Reyes 8:27).

Era el lugar donde se llevaban los pecados

Pero hay un adicional y es el más importante. El santuario no era solo para que Dios viviera con su pueblo. Era el lugar donde se llevaban los pecados. Recordemos que la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Para evitar que el pecador tuviese que morir al instante de su transgresión, el Señor proveyó la manera de que “otro” tomara su lugar y por eso permitió el sacrificio de animales puros, símbolos de Cristo que habría de venir. Antes de Moisés las personas del pueblo edificaban un altar donde estuvieran y allí sacrificaban esperando la reconciliación con Dios. Pero luego el Señor con el Santuario pone orden y manda que todos los sacrificios sean hechos en el templo (Levítico 6:25). ¿El sacerdote en el templo quién era? Un símbolo también de Jesús, un mediador, un intercesor.

No voy a entrar en detalles respecto al conjunto de rituales y simbolismos contenidos en el santuario. Solo me interesa en este artículo mostrar sí existe un Santuario celestial real y físico. Continuando con el tema de la mediación de los pecados, la carta a Hebreos nuevamente dice en el capítulo 8, versículo 6 “Pero nuestro Sumo Sacerdote, que ha recibido un ministerio sacerdotal mucho mejor, es mediador de una alianza mejor, basada en mejores promesas”. Y en Hebreos 9:24 “Porque Cristo no entró en aquel santuario hecho por los hombres, que era solamente una figura del santuario verdadero, sino que entró en el cielo mismo, donde ahora se presenta delante de Dios para rogar en nuestro favor”. Además, Hebreos 4:14 “Jesús, el Hijo de Dios, es nuestro gran Sumo Sacerdote que ha entrado en el cielo. Por eso debemos seguir firmes en la fe que profesamos”.

Puede interesarle leer el artículo sobre el pecado

Ya no existe un santuario terrenal

El santuario construido en Jerusalén fue destruido por el imperio romano en el año 70 d.C. Luego de eso perdió validez el sacerdocio terrenal (hombres intercediendo por hombres) porque su función terminó al resucitar Jesús y al entrar el cielo como Sumo Sacerdote como lo acabamos de leer en Hebreos 4:14. Así como el santuario terrenal, el celestial también trata con el problema del pecado.  Es allí donde queda el registro de todas nuestras faltas y es allí mismo donde el pecador, aunque no presente, es perdonado si acude a Dios con arrepentimiento.

Vale la pena leer la visión consignada por el profeta Zacarías capítulo 3. Allí se ve un simbolismo de lo sucede con el pecador y sus pecados… Atención, ¡simbolismo! No está el pecador allí literalmente, pero para eso existen los Libros de registro: Malaquías 3:16, Lucas 10:20, Mateo 12:36,37, Apocalipsis 3:5, 20:12.

Sobre si existe un Santuario celestial hay muchísimo por decir porque abarca demasiados aspectos. Solo revisemos hasta aquí por hoy. Ya habrá un nuevo espacio para profundizar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 3.9)

Compártelo en redes:

6 comentarios en “Existe un Santuario Celestial?

  1. Victor H. Arellano

    Yo creo en la Teología del santuario. D-os mismo no solo que la ordenó sino que presentó a Moisés una maqueta y dio todas las instrucciones para levantar un santuario. Me pregunto entonces porqué meten la cruz en la adoración en el santuario. Quien dijo que hay que meter la cruz. Ya basta, no distorsionen las cosas. Otra situación es que aunque el Sumo Sacerdote, era levita, no impide a una imagen remedo de Jesús vestirse como tal porque son las únicas instrucciones dadas,entendiendo que el Sumo Sacerdite era el anticipo del Mesías sacerdote. El problema que tengo, leyendo mi Biblia es que en el Yom Kippur, el Día de la Expiación el Cohen Gadol entraba con una simple túnica blanca de lino y no con las vestiduras diarias del Sumo Sacerdote. No olviden que nadie autorizó ni a los protestantes ni a los Adventistas del Séptimo Día a realizar imágenes de Jesús. No hay un solo versículo que lo diga o insinuw. Entonces que pasó?

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Víctor, gracias por escribirnos. Puedes tener razón en todo lo que dices pero la intención del artículo es mostrarle, enseñarle a muchos, que existe un Santuario en el cielo. Con toda seguridad por todo lo que escribes debes tener claro conocimiento que el tema de Santuario donde ministra Jesús es de total desconocimiento para el cristiano común. La imagen sobre la que haces las observaciones es solo figurativa. Quizás cuando escribamos algo muy específico sobre el día de la expiación, o sobre la simbología que contenía el santuario terrenal etc., se ilustre de otra manera o simplemente no se haga. Quizás cuando llegue el momento de escribir/hablar de toda la simbología pagana que está vigente en las tradiciones/espacios cristianos llegue el momento de aclarar de dónde viene el símbolo de la cruz, el rosario, la navidad etc. Este espacio no es avanzado, es de estudio básico, se asocia más a las palabras de Pablo en 1 Corintios 3:2 “Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros, apenas niños en Cristo. Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía”. De ahí que la imagen que acompaña ayuda a fijar la idea en las personas.

      Responder
  2. John Toledo

    Hay un pequeño problema, no tanto en el escrito, sino en la imagen que encabeza: Jesús vestido como sacerdote Levita…Jesús no era Levita¡¡¡

    Heb.7:14 Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.

    Jesús ministra con otro sacerdocio: el de Melquisedec¡¡

    Heb.7:15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,
    16 no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.
    17 Pues se da testimonio de él:
    Tú eres sacerdote para siempre,
    Según el orden de Melquisedec.
    18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia
    19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

    Así que hay un tremendo error al vestir al Señor como sacerdote Levita¡¡

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.