El Espíritu Santo, es Dios?

Espiritu Santo

La Biblia menciona al Espíritu Santo más de 100 veces en el Antiguo Testamento y más de 200 en el Nuevo. Pero ¿qué o quién es el Espíritu Santo? ¿Es Dios? ¿Es una persona o una energía de Dios? ¿Solo un símbolo que representa a Dios?

Una primera cosa para tener en cuenta es la referencia que hizo Jesús de Él en Juan 3: 6-8 “Lo que nace de padres humanos, es humano; lo que nace del Espíritu, es espíritu. No te extrañes de que te diga: Todos tienen que nacer de nuevo”. Por supuesto que en este pasaje hace referencia a la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas y así Jesús compara al Espíritu como al viento: “mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va”.

Atributos como persona

Es interesante resaltar sus atributos como persona, lo que hace que no solo lo veamos como algo que sale de Dios sino como una persona unida al Padre y al Hijo. Los tres forman un solo cuerpo. Uno puede preguntarse, ¿es esto posible? Veamos un ejemplo para tratar de entender esto: En muchos países existe algo que se llama “Gobierno” y en casi todos hay un poder Ejecutivo, uno Legislativo y uno Judicial. Ni el Ejecutivo solo es el Gobierno, ni el Legislativo solo lo es, ni el Judicial. Los tres al trabajar en conjunto producen la unidad, los tres son uno solo. El ejemplo nos puede ayudar a entender el concepto “Dios” si bien está lejos de abarcarlo. Veamos algunos de estos atributos del Espíritu Santo como persona:

Habla. 1 Timoteo 4:1 “Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos renegarán de la fe, siguiendo a espíritus engañadores y enseñanzas que vienen de los demonios”.

Testifica. Juan 15:26 “Pero cuando venga el Defensor que yo voy a enviar departe del Padre, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, él será mi testigo”. Romanos 8:16 “y este mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que ya somos hijos de Dios”.

Se entristece. Efesios 4:30 “No hagan que se entristezca el Espíritu Santo de Dios, con el que ustedes han sido sellados para distinguirlos como propiedad de Dios el día en que él les dé la liberación definitiva”.

Características adicionales encontramos en 1 Corintios 12:11 (da), Juan 16:14 (glorifica), Juan 16:8 (convence), Hechos 16:6-7 (prohíbe), Romanos 8:26 (intercede), Hechos 2:4 (concede) y Hechos 15:28 (se agrada).

Su trabajo

El Espíritu Santo, eterno como el Padre y el Hijo, estaba en la Creación de este mundo: Génesis 1:2 “La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el espíritu de Dios se movía sobre el agua”. También participó en la encarnación de Jesús: Lucas 1:35 “El ángel le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios”. Y en su Redención: Romanos 8:11 “y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes”.

¿Quién es el Espíritu Santo?

Hay muchas cualidades que lo muestran claramente como una persona al igual que el Padre y el Hijo. Podemos decir que no es una fuerza o energía que sale de Dios como si tratara de algo menos que Dios mismo.  Vale la pena destacar que la Biblia lo muestra como Omnipresente (Salmo 139:7-9), Omnisciente (1 Corintios 2:10-11) e igual a Dios (Hechos 5:3-4).

Su manifestación simbólica en la Biblia la encontramos no solo como viento, sino como paloma, aceite, sello, agua, lluvia, luz y fuego. Él es garantía de las promesas de Dios como está escrito en 2 Corintios 1:22 “Nos ha marcado con su sello, y ha puesto en nuestro corazón el Espíritu Santo como garantía de lo que vamos a recibir”.

Genera frutos de vida en los que creen: Gálatas 5:22-23 “En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley”.

Puede interesarle leer: La Biblia de testimonio de Dios

¿Necesitamos al Espíritu Santo?

En nuestro caminar cristiano, si reconocemos quién es el Espíritu Santo, nos ayudará a nacer de nuevo, nos restaurará, nos guiará, nos ayudará a llevar a Dios en nuestros corazones y quizás lo más importante, nos alentará para esforzarnos en la espera de Nuestro Señor Jesús quien vendrá con poder y gloria muy pronto por segunda vez. De ahí que entendamos que nuestros cuerpos son templo de su morada: 1 Corintios 6:19-20 “¿No saben ustedes que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios les ha dado, y que el Espíritu Santo vive en ustedes? Ustedes no son sus propios dueños, porque Dios los ha comprado”.

Su labor está en conducirnos a la verdad (Juan 16:13), convencernos de arrepentimiento (Juan 16:8) y guiarnos hacia Jesús (Juan 16:14).

Puede interesarle unirse a: Versículos para cada día, Cerca está

Compártelo en redes:

9 comentarios en “El Espíritu Santo, es Dios?

  1. Nicolás Barahona A.

    Estimados señores. En su estudio “El Espíritu Santo, es Dios?” Uds., en su ejemplo del “Gobierno”, dicen que éste, el Gobierno, estaría representando a Dios, y que ni el poder Ejecutivo solo, ni el Legislativo solo, ni el Judicial, solo, serían Gobierno, únicamente al trabajar en conjunto lo serían. O sea, ¿el Gobierno representaría a Dios, y los otros tres poderes representarían al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo? De ser así, según Uds., Yahvé el Padre no sería Dios, salvo cuando trabaja en conjunto con los otros dos. De lo anterior deduzco que Uds. creen en una Trinidad, pero no en la de la Iglesia Católica, que en su Catecismo (N° 253) afirma que cada una de las personas que la componen son enteramente Dios. Sin embargo, el mismo Jesucristo dice que el único Dios verdadero es su Padre (Juan 17:1-3), no hay otro, ni siquiera Jesucristo que es un dios, como hay muchos dioses (1Cor.8:4-6), es el verdadero y único Dios.
    Aprovecho la oportunidad para comentar algo que me llamó la atención en su estudio ¿Qué es el bautismo y cuál es su significado?. En él Uds. mencionan que Jesús mandó bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mateo 28:18-20). Digo que me llamó la atención ya que sabemos que el versículo 28:19 de Mateo, fue adulterado para respaldar el Dogma de la Santísima Trinidad. Además, es imposible que Jesucristo haya dicho eso sabiendo, mejor que cualquiera, que el único nombre dado a los hombres bajo el cielo para poder ser salvos es el de Jesucristo (Hec. 4:10-12), no hay otro nombre mediante el cual se pueda obtener vida (Juan 20:31; 1Juan 5:13). Es mas, el único mediador entre Dios y los hombres es Jesucristo (1Tim.2:5) , no existe otro, ni los santos, ni la virgen María, ni los ángeles, únicamente Jesucristo. En la Biblia no aparece ni un solo caso en el que alguien se bautizara en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, todos se bautizaban en el nombre de Jesús (Hech. 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; Rom. 6:3; Gal. 3:27; ). La misma Biblia de Jerusalén (católica, o sea, trinitaria) dice al pié de página:“28:19. Es posible que esta fórmula se resienta, en su precisión, del uso litúrgico establecido más tarde en la comunidad primitiva. Es sabido que los Hechos hablan de bautizar «en el nombre de Jesús», ver Hechos 1 5+; 2:38+ Más tarde se habrá hecho explícita la vinculación del bautizado con las tres personas de la Trinidad”. … .
    El Catecismo Bíblico Nueva Edición Vaticano II admite que el texto fue modificado (Pag.164).

    Que el verdadero Dios los bendiga.

    Nicolás Barahona A.

    Responder
    1. Contacto Cerca Está Autor

      Hola Nicolás, gracias por leer los contenidos. Ante todo nos nos guiamos para estos contenidos por ningún texto de catecismo sino que buscamos que todo sea bíblico. El ejemplo es el intento de tratar de explicar de alguna manera el concepto de Dios. Está claro que se queda corto porque ¿cómo hacemos para explicar quién es Dios si estamos tan distantes de su conocimiento revelado y no revelado? Eso si, afirmamos que los tres son Dios pero los tres son uno solo. Existe una historia que se le atribuye a Agustín de Hipona (sea cierta o no) donde intentó explicar lo mismo, el misterio de los tres como Dios, cuando vio a un niño llenando un hoyo en la arena con el agua del mar. Agradecemos mucho tus apreciaciones en las que coincidimos que Cristo es el único mediador entre el cielo y la tierra. En este caso antes de intentar llegar a establecer un debate teológico, bíblico o escatológico, la intención es que el Espíritu Santo sea quien nos conduzca a la verdad. También vale el consejo de Dios por medio de Pablo en 1 Tesalonicenses 5:21-23 “Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. Gracias por tomarte tu tiempo para compartir tu conocimiento con todos los que visitan este espacio. Bendiciones para ti también!

      Responder
  2. jose ramon

    EL ESPÍRITU SANTO ES EL CREADOR DEL UNIVERSO y el espíritu del hombre es un soplo del CREADOR el espíritu del hombre hace que este viva y funcionen sus seis trillones de células y sin el espíritu el hombre moriría de igual manera el ESPÍRITU SANTO HACE QUE EL universo viva y sin EL el universo colapsaría y se destruiría y sus cien trillones de cuerpos celestes vivimos por el espíritu que el ESPÍRITU SANTO NOS DIO por esto es conveniente adorarlo en espíritu y en verdad

    Responder
  3. manuel

    como sber si en verdad tengo el espiritu santo dentro de mi, se siente algo especial o como es esto que todos dicen tenerlo me pueden ampliar esto gracias.

    Responder
  4. José Gaona

    Maravillosas son sus obras en cada persona, sino tuvieras al espíritu santo series como un animalito, que camina por instinto. gracias al Espíritu Santo tienes la sabiduría necesaria.

    Responder
  5. Cristina Escobedo

    Por lo demas estamos de acuerdo, vendra a juzgarnos a todos sin ecepcion alguna de lo que dijimos mal o dijimos bien, loque hicimos bien o lo que hicimos mal, hasta de lo que no hicimos teniendolo que hacer.
    Que Dios tenga misericordia de nosotros ese dia.
    Adios sea la gloria.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.