¿Quiénes son los santos de la iglesia?

Quiénes son los santos de la iglesia

Revisemos en la Biblia quiénes son los santos de la iglesia. La palabra “santo” y sus derivaciones hace referencia a lugares, objetos, personas y al mismo Dios. La primera alusión la encontramos en Génesis 2:3 cuando el Señor bendijo el séptimo día de la creación “y lo santificó porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”.

Encontramos también la palabra santo en el lugar del templo que Dios ordenó a construir a Moisés con base en el modelo del Santuario que está en el cielo: Hebreos 8:5 “Estos sacerdotes sirven en un Santuario que es copia y sombra de lo que hay en el cielo”. La palabra santo también está en la referencia que hace Dios mismo de Él: Levítico 11:45 “Porque Yo Soy el Señor, que os hago subir de Egipto para ser vuestro Dios. Sed, pues, santos, porque Yo Soy santo”. También la palabra está para hacer referencia a su pueblo: Abdías 1:17 ”Pero en el monte Sión habrá un remanente que se salve, que será santo”.

Puede interesarle leer: ¿Existe un Santuario celestial?

¿Pero qué significa la palabra “santo”?

Significa algo o alguien que es apartado por Dios para una tarea especial.  Sin embargo, resulta curioso cómo el conocimiento promedio de la gente encasilla lo santo a las personas que estarían en el cielo y que debido a sus buenas obras en la Tierra son llamadas desde aquí para convertirse en intercesoras y ayudadoras de la humanidad. Por supuesto esto no tiene sustento bíblico.

Entonces, ¿quiénes son los santos de la iglesia?

Los escogidos de Dios, los llamados por Él para que realicen un trabajo especial aquí en la Tierra, los que llevan vidas de transformación en Cristo: 1 Corintios 1:2a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados santos, con todos los que en todo lugar invocan el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”.

¿Quiénes no son los santos?

¿De dónde surgen en el cielo las personas con aureola, “santos” que interceden por los hombres? Surgen de la tradición que penetró el cristianismo en los cinco primeros siglos después de la muerte y resurrección de Jesús. Al mezclarse paganismo con cristianismo, los dioses paganos desaparecieron, pero en su lugar se pusieron hombres a los que se les atribuyeron poderes divinos con la autoridad de ejercer como mediadores entre los hombres y Dios, hombres a los que se les reconoce sus vidas puras y como tal se les llama desde el cielo para que empiecen a ejercer esta nueva función.

Veamos algunas características de los llamados santos de la iglesia que interceden:

1. Se presume que después de morir fueron al cielo.

2. Se les atribuye dones de intercesión.

3. Son declarados santos por hombres que se sienten Dios y por eso determinan quien es santo y digno de devoción en el proceso llamado canonización.

4. Pueden resolver los problemas de los humanos.

5. Se destacan los milagros que realizan a nivel de salud y económicos.

Puede interesarle leer: Cuando una persona muere, ¿qué sucede?

¿Cuántos intercesores nos dice la Biblia que existen?

Solo uno, Jesucristo. 1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, asimismo un solo Mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús”. 1 Juan 2:1 “Hijitos míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, Abogado tenemos delante del Padre, a Jesús, el Cristo Justo”.

En Juan 16: 26 dice Jesús: “Yo rogaré al Padre por vosotros” y en Juan 14:13-14 “Todo lo que pidáis al Padre en Mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en Mi nombre, yo lo haré”

Todos los que han muerto desde el primer hombre creado (Adán) están esperando su resurrección. Lo dice 1 Tesalonicenses 4:16-17. Este es el sentido real de la resurrección, el que cada uno reciba premio o castigo según sus obras y su fe en el Salvador. Si cada uno al morir recibiera el premio del cielo o el castigo del infierno, ¿para qué entonces la segunda venida de Cristo junto con la resurrección?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *